Anabel Alonso en el programa "Me Resbala"
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

El pesado de los chistes

Todos tenemos por lo menos uno a nuestro alrededor. Nos referimos al típico pesado que no hace más que contar chistes malos y que, además de creerse gracioso sin serlo, es el primero en reírse de sus propios chistes.

Tras el accidente del paracaidista en el desfile de las Fuerzas Armadas, hubo mucha gente en las redes sociales que trató de buscar su minuto de gloria haciendo chistes malos sobre un accidente que, además, podría haber sido más grave de lo que fue. Una de las chistosas fue, como no, Anabel Alonso.

Tras el accidente del paracaidista publicó el siguiente tuit: “¿Iba de farol? Impacta contra una farola el paracaidista que llevaba la bandera de España“.

Y tras ese “graciosísimo tuit cargado de ingenio”, Alonso comenzó a recibir el habitual repaso cada vez que dice una tontería sin sentido, que últimamente son muchas.

Entre los muchos repasos que recibió, estuvo el repaso de Félix Álvarez, quien actualmente milita en Ciudadanos tras su paso por la televisión. Y Félix Álvarez le dijo a Alonso una verdad como un templo que, como es habitual en esta “pamplinas” no le sentó nada bien. Ya sabemos que Alonso puede hacer y decir lo que quiera, pero los demás no.


Y fue en la respuesta que dió a Félix Álvarez cuando la verdadera Anabel Alonso quedó retratada. Quedó retratada, además, de muchas maneras y ninguna buena. En primer lugar por su bajeza en el comentario de respuesta y en segundo por algo que en ella es evidente, va por la vida de graciosa y es la primera en reírse de sus propios chistes. Es decir, ella es otra de las pesadas que nos cuenta continuamente chistes malos y que es la primera en reírse de ellos.

Pero es que eso lo dice alguien que tiene que recurrir a programas como “Master Chef” para intentar seguir en el “candelabro”. Y nos preguntamos si eso no es también cambiar de profesión para alguien que dice ser actriz, o eso cree ella. Mientras tanto se está convirtiendo en el hazmerreír de todos por su sectarismo y por su absoluta falta de cerebro cada vez que escribe algo en su cuenta de Twitter.

Anabel Alonso no es graciosa y nunca lo ha sido, a pesar de lo que ella crea. Pero por si eso fuera poco, va de actriz y siempre ha sido una mala actriz. Ahora está dando sus últimos coletazos e intentando que se siga hablando de ella ya sea por sus tonterías en Twitter, por sus apariciones en “Masterchef” y no duden que acabará participando en “Supervivientes” o en “Gran Hermano”. No es más que la típica pesada.