barcelona
El general Francisco Franco entregándole la Copa del Generalísimo a Segarra, capitán del Barcelona, en 1963
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

¡Hay que ver las cosas que pasan en la región nordeste de España! ¡Cómo se fabrican noticias falsas desde aquellos pagos embadurnados de miseria separatista! Hasta el punto de deformar la realidad de Cataluña, de sus habitantes y de sus instituciones. ¡¡Es que son ya 30 años manipulando la historia, la política, la lengua, la economía, la sanidad, la enseñanza y los árboles genealógicos!! La mentira se ha adueñado de tal manera de mayores y pequeños que se ha creado una situación virtual tan alejada de la realidad como la Tierra lo está del Sol (149,6 millones de km).

Pero es que -algunos- además de estar ajenos a la realidad, son vagos porque teniendo a su alcance la manera de contrastar los datos (que les han servido debidamente adulterados) con los reales, no son capaces de investigar o no lo hacen quizás por temor (¡torpes!) a descubrir la verdad. Como es natural, el deporte no se escapa de esa historia siniestra y mucho menos el club de futbol Barcelona que miente también diciendo que es más que un club.

Pues ahora, la asamblea de compromisarios de ese club (ABC 7-10-2019) ha desautorizado a sus ancestros y han tomado la decisión de retirar tres distinciones que el Barcelona concedió a Franco los años 1951, 1971 y 1974.

Estoy seguro de que Franco no se va a molestar por ello, pero es fácil que sí lo hagan los herederos de los concesionarios de las distinciones, porque con esta acción les han dado un bofetón, sin manos, a sus antepasados. Y mucho más cuando estos indocumentados se enteren de que Franco salvó al club en varias ocasiones de la ruina, a pesar de que los culés le acusaban (¡embusteros!) de madridista. Una de ellas fue cuando se construyó el actual campo.

Y, para terminar esta historia, hay que decir que el Caudillo se confesaba seguidor del Barcelona y no del Madrid. ¡¡¡Toma ya!!! Una vez más la mentira (moneda corriente en Cataluña) les hace una mala pasada a estos palurdos.