ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Los cobardes se quitan la careta cuando tienen menos que perder

Jordi Villacampa se ha convertido desde hace algún tiempo en una de las grandes decepciones para todos los españoles que hemos disfrutado del baloncesto de la Selección Nacional en las últimas décadas.

Haciendo gala de una máxima del separatismo, cobardes y callados hasta que tienen poco que perder, Villacampa se ha convertido en un beligerante separatista desde que dejó de jugar hace ya mucho años y se dejó de ganar muy bien la vida gracias a jugar con la Selección Española de Baloncesto.

Ahora que ya se le ha pasado el arroz y ya no tiene que engañar a nadie para ganar cuatro duros, Villacampa dice lo que seguramente ha pensado siempre pero que sus ansias por ganar dinero le han impedido decir, que es separatista y que “le mola” eso de llamar presos políticos a los que no son más que unos cobardes golpistas que se han saltado la Ley a la torera y a los que encima su delito les ha salido muy barato.

Y nos lo cuenta yendo de bueno por la vida pero demostrando que o no se entera de que va esto, o no se quiere enterar. Nos dice el “fenómeno” que “esto hoy no va de ser independentista o no. Va de respeto a las libertades, y de un proceso judicial y una sentencia que no allanan el camino para encontrar soluciones a un conflicto político. Todo mi apoyo a los presos políticos ya sus familias“.

Vaya que aquello que dice la Constitución referente a que la soberanía nacional reside en el pueblo, en todos los españoles, Villacampa y los que le jalean se lo pasan por al arco del triunfo. Porque en realidad, para ellos, la cosa no va de cumplir con las leyes que no les interesen. La cosa va de hacer lo que ellos les de la real gana y que todos los españoles agachemos la cabeza como si fuéramos tontos. Pero para tonto tú, Villacampa, aunque quieras ir de listo y de “guay” por la vida.