Seis marroquíes paliza a un hombre
Josu en una imagen de 'El Correo'

ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Por enésima vez

Según informa ‘El Correo’, un vecino de la localidad de Urduliz, Josu M., ha denunciado haber sufrido graves lesiones después de que acudiera a ayudar a dos chicas que le pidieron que estaban siendo acosadas por seis hombres marroquíes. Cuando acudió en ayuda de las chicas los seis marroquíes le golpearon salvajemente. Las lesiones que le provocaron fueron la rotura de dos costillas, cinco puntos en la cara provocados por un cuchillo y muchas contusiones. Después de la paliza, Josu M. quedó inconsciente.

Los hechos se produjeron cuando a las 7 de la mañana del pasado domingo, en plenas fiestas de Plentzia, cuando dos chicas de unos 20 años visiblemente nerviosas acudieron a pedirle ayuda puesto que estaban siendo seguidas por varios hombres. José M. se enfrentó a los acosadores diciéndoles que las dejaran en paz, momento en que acudieron otros cuatro que comenzaron a golpearle. La víctima asegura que cuando se despertó ya estaba en la ambulancia camino de un hospital.

Esto es un no parar y las autoridades políticas, no solo es que no pongan coto a estas agresiones, es que llegan a incluso a ocultarlas en función a la nacionalidad de los agresores que, será por casualidad, siempre son inmigrantes y en su mayoría musulmanes.

Pero aquí no pasa nada porque si denuncias hechos como estos encima eres acusado de racista, debe ser que violar mujeres forma parte de la cultura y de las costumbres de estos sujetos, de esta gentuza a la que, encima, normalmente mantenemos con nuestros impuestos.

Hay que acabar con esta lacra inmediatamente. No puede ser que tengamos gentuza como esta en nuestras calles que amedrentan a mujeres y que impiden que puedan ir solas por la calle con normalidad. Mientras tanto, el “progerío” feminista callado como puertas. Esto es ya inaguantable.

Enlace directo a la noticia.