ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

¿Se puede ser más déspota?

Es evidente que al gobierno del PSOE le agrada más charlar con Bildu, los separatistas o los comunistas de Podemos que con cualquier otro partido político. Pero cuando se trata de hablar con Vox, se ponen de los nervios, se comportan como la niña de ‘El Exorcista’ y se alteran solo por el hecho de que un partido democrático y con representación parlamentaria les haga una simple pregunta.

En este caso la pregunta era muy sencilla de contestar. Ortega Smith preguntaba al ministro Grande-Marlaska algo que se podría haber contestado en unos segundos: ¿cuánto nos van a costar las elecciones a todos los españoles? Y como la pregunta se la hacía Vox, el ministro del interior contestó con desgana, enfadado, con mala educación y, lo peor, ni siquiera contestó la pregunta. Tan solo aprovechó para atacar al diputado de Vox Ortega Smith.

En ese momento es cuando Ortega Smith le pegó un rapapolvo al ministro comparando lo que iban a costar los daños generados por las inundaciones en el Levante y lo que iban a costar unas elecciones. Las elecciones van a costar 185 millones de euros y los destrozos provocados por las inundaciones van a costar 200.

No hay color, ¿verdad? Y tal y como dice Ortega Smith, el asunto está claro. Si este gobierno no fuera tan irresponsable, tan déspota y tan egoísta, esos 185 millones que van a costar unas nuevas elecciones se podrían utilizar para ayudar a la gente que lo está pasando mal a causa de las inundaciones. Pero como para Pedro Sánchez lo que más importa en este mundo es su bienestar y él mismo, se prefiere unas nuevas elecciones para que él pueda intentar aumentar su mayoría en votos, cosa que tendrá complicada.

Por cierto, va a haber nuevas elecciones y ya comienza de nuevo la censura en las redes sociales. Esto es una cuña para que todo el mundo se entere de lo que pasa en España. Democracia lo llaman…