ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Menudo déspota

Con el demócrata, con el socialista Pedro Sánchez nos encontramos ante un déspota de manual. No solo por su comportamiento de “hago lo que quiero”, “digo lo que quiero” o “lo que me da la gana”, lo deja claro cada vez que tiene que comparecer ante los medios y le ponen las cosas un poco, solo un poco difícil porque tiene a la mayoría bailándole el agua.

En el día de hoy daba una rueda de prensa y le hacina unas preguntas completamente lógicas ante la bochornosa situación en la que este elemento ha puesto a España y a los españoles. Simplemente se le preguntaba si consideraba la decisión de dimitir si no obtenía buenos resultados en las próximas elecciones o pedir perdón por todo lo que había sucedido desde el pasado 28 de abril hasta ahora, hasta esta fecha.

La cara de cabreo de Pedro Sánchez era evidente. El socialista estaba que “fumaba en pipa” con esa pregunta y mantuvo unos segundos de silencio para, finalmente, contestar lo que le dio la gana, como hace siempre. Pero no solo eso, después le preguntaron sobre la posibilidad, parece ser que muy remota para él, de pedir perdón y Sánchez ya se subía por las paredes contestando al periodista de una forma muy brusca que estaba contestando a otro compañero.

Así es él. Así es el inquilino que tenemos en La Moncloa. Un déspota de libro. Un tipo al que solo se le puede dar la razón y nunca se le puede llevar la contrario. Este de demócrata tiene lo que nosotros tenemos de comunistas, exactamente lo mismo.