ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

De mal en peor

No sabemos muy bien en qué momento a la gente le debió parecer que la crisis generada por Zapatero se había pasado o estaba apunto de hacerlo, en definitiva, que la economía real, la de la calle, estaba creciendo.

Los que tenemos ya unos cuántos años hemos vivido tiempos mucho mejores que estos, incluso cuando gobernaba ese a quien ahora la gente detesta tanto y cuyo cadáver quieren trasladar para ver si de esa forma consiguen vencer en unas elecciones. Digan lo que digan, las cosas no están bien económicamente hablando y nunca lo han estado tras el paso de Zapatero por la presidencia del gobierno.

Y este es un problema mucho más evidente cuando leemos un reciente informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Y es que ese informe dice que España es uno de los cuatro países de Europa cuyos salarios son inferiores en este año a los que había en el año 2008, concretamente un 0,3%. Junto a nosotros con esa gran marca están Reino Unido (-0,5%), Italia (-0,6%/ y Grecia (-3,1%).

Y mientras esto sucede, hay una gran parte de los españoles está “a por uvas“. Me ha llamado poderosamente la atención, por ejemplo, la manifestación de los jóvenes de la pasada semana protestando por esa farsa a la que llaman cambio climático. Llama poderosamente la atención que salgan a las calles a protestar por eso y no lo hagan porque a sus padres, además de freírles a impuestos cada vez más, les paguen menos en sus trabajos.

Y no es que a las empresas les cueste menos pagar a los empleados, les cuesta más pero el estado saquea más que antes. Y ese es el gran problema, queridos manifestantes, y no el cuento ese que os están metiendo en la cabeza sobre el cambio climático. En primer lugar porque es falso y en segundo lugar porque en esa supuesta lucha, Sánchez ya ha comprometido a España con 150 millones de euros que pagarán vuestros padres con más impuestos, con lo que ganarán todavía menos.

Y parece mentira que ese no sea un problema que os afecte de verdad aunque sea por puro egoísmo porque detrás vais a ir vosotros. Mientras nos mantenemos aletargados por lo importante, nos movilizamos por tonterías.