hijos

ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Me entristece mucho cuando estamos viendo que cada día que pasa que la delincuencia juvenil se adelanta en nuestros jóvenes. Hay psicólogos y profesores de infantil y de primaria que dicen “Un adolescente conflictivo no surge por generación espontánea, como la seta que sale en otoño”, primero son los padres y los educadores los que dejamos pasar si inquietarnos como se va su mocedad. Nos complacemos en decir que los tiempos cambian y que hay que ir con ellos. Si queremos viajar por este mundo nuestro deber es que lleven la maleta llena de una consciencia inquebrantable y llena de amor. Por contrario estaremos perdidos con nuestros hijos e incluso nietos. Donde los abuelos tenemos nuestra responsabilidad con ellos, hoy en día estamos en comunión muchas horas del día con ellos.

La delincuencia es más que un vicio, no hay nada más que volver la vista atrás y veremos cómo cada día que pasa se va acentuando con vertiginosa rapidez, es más, incluso vemos que la delincuencia es por momentos más joven. La juventud está extraviada y si se me apura son menores de edad los abusadores donde se puede ver violaciones de todo tipo. La juventud ha perdido el norte. Lo vemos en el día a día por las calles, donde niños de 12 a 16 años andan haciendo correrías a lo ancho de las calles. Los padres por un lado han perdido la confianza en sus hijos, los hijos les han perdido la vergüenza a sus padres y no sé qué pensar en los profesores, ¿qué fue de aquellos custodios profesores que con una falta solo en el colegio o instituto les hacían saber a sus padres los novillos de sus hijos. ¿Se ha perdido la empatía del alumno y el maestro?, creo que sí. ¿O es difícil mantener la disciplina y el buen comportamiento del alumnado?

Por tal de no oír y supuestamente a veces, los hijos de nuestro lado, les compramos todo cuanto nos solicitan. Hace ahora cierto tiempo que el admirado Juez de menores Emilio Calatayud decía en una de sus declaraciones “los padres se quejan de los precios de los libros de texto y sin complejos les compran sin miramientos un Smartphone a sus hijos”. También dice que “los padres deben conocer la justicia y sus hijos su justicia”. Con estas dos frases he querido sacarle jugo en cuanto a esos derechos y obligaciones que van unidos, sin embargo, los padres les regalan estos aparatos a sus hijos, muchos de ellos, para acallarlos o para quitárselos de encima, no deseo enfrentar en con esto en nada. Esta es la justa realidad.

A veces me da la impresión y se me queda en el pensamiento una pregunta que me hago constantemente, ¿qué pasa en España con tanta delincuencia? La falta de moral y -digámosle así- la dejadez absoluta en sus hijos o lo que me dijo cierto profesor de la ESO. Estamos atrapados cuando a alumnos de nuestros centros educativos les llamamos para cotejar algunas de las tareas, debo decirte que a mí personalmente me turba la mirada enfrentada del alumno. Algo habrá que cambiar en el sistema educativo en donde nunca se ha visto en los compromisos políticos cuando son las elecciones ningún apartado sobre el particular.

Estos últimos meses estamos viendo como jóvenes asaltan robando y violando a jóvenes. Hemos visto grandes peleas con cuchillos y catanas. Con todo esto las estamos cerrando las ventanas del día de mañana a nuestros hijos y nietos. Yo me pregunto ¿dónde está el fallo? ¿en la dejadez de nuestros políticos? ¿son demasiados caritativos los castigos judiciales? ¿O, son también los padres y profesores a los que se le ha ido de las manos el humanísimo hacía los jóvenes? De seguir así con tanta delincuencia, veremos cosas peores. Esto lo dijo hace muchísimos años un profesor mexicano “No voy a seguir dando clase hasta que se callen”. Sin comentarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here