ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Es para quedarse alucinados

Con lo bien que lo está haciendo el Rey Felipe VI a lo largo de un reinado que ha ido claramente de menos a más, parece tener al “enemigo en casa” y su esposa oscurece todo lo que él está haciendo bien.

Si el año pasado nos encontrábamos con la sorprendente reacción de Letizia ante la Reina Sofía en la catedral de Palma de Mallorca, este año nos hemos encontrado otra vez con una imagen bastante desagradable y desafortunada por parte de la Reina. Esta vez ha sido en Sevilla.

Los Reyes se encontraban en la capital hispalense con motivo de la inauguración de la exposición “El viaje más largo” con motivo del quinto centenario de la expedición de la primera vuelta al mundo de Juan Sebastian Elcano y Fernando de Magallanes.

La Reina se disponía a saludar a todos los sevillanos que esperaban su llegada con gritos de “viva“, “qué guapa” y con evidentes ganas de dar la mano a los reyes. Letizia se acerca a la gente y cuando se dispone a saludar a una niña, tropieza y exclama: “¡Que me caigo!”. Pero ahí no viene lo malo, lo malo llega cuando se gira hacia su escolta y mirándole le dice: “No me has avisado del escalón. Casi me mato. ¿Es que no has visto que ahí hay un escalón? ¿Eso es posible?

Parece más que increíble que Letizia no haya aprendido nada de lo sucedido el año pasado. Pero parece más increíble que, por algo que le puede pasar a cualquiera como tropezarse, sea capaz de girarse y echar la bronca al escolta por ese motivo. El escolta, como es lógico, de quien tiene que estar pendiente es de las personas que rodean a la Reina para protegerla pero no para informarle de algo que puede ver con sus propios ojos como es un escalón.

Como hemos dicho antes, el reinado de Felipe VI está siendo extraordinario y estamos muy orgullosos de ello. Pero el comportamiento de su esposa deja mucho que desear. Parece una niña malcriada y maleducada. Una especie de “nueva rica” a la que el cargo le viene demasiado grane. Mal, muy mal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here