ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Esto no es ni medio normal

Lo que está pasando con los políticos presos separatistas y el trato preferente que están recibiendo en la prisión de Lledoners es tan inaudito que incluso el sindicato de prisiones mayoritario en las prisiones catalanas, FeSP-UGT, pide la destitución inmediata de la subdirectora de la subdirectora de Tratamiento del centro penitenciario.

En una carta dirigida a la Generalidad, este sindicato dice, entre otras cosas, que la actuación de esta subdirectora fue “inadmisible e irresponsable“. Califica el hecho de que hayan entrado a entrevistar a Romeva como de “situación inaudita“. Según este mismo escrito, la subdirectora incumplió de una forma “gravísima y flagrante” los protocolos de seguridad del centro.

Risto Mejide entró en la prisión acompañado por otras dos personas, entre ellas la mujer de Romeva, y entraron en la zona de encuentros por un acceso inusual y “sin pasar por ninguna medida de seguridad“, pasando por delante de “35 personas” que estaban esperando a ver a otros internos. Y finaliza añadiendo que “actuaciones como ésta no hacen más que reforzar las injustificadas tesis que sostienen determinadas instancias judiciales y mediáticas que extienden dudas sobre la profesionalidad de los trabajadores penitenciarios y cuestionan la imparcialidad de la institución de la que usted es el máximo representante“.

Lo que está sucediendo en España con los presos separatistas catalanes desde que fueron trasladados a la cárcel catalana de Llerodens es absolutamente inadmisible. No puede ser que puedan ir de aquí para allá, que pueda entrar cualquiera a verles y a entrevistarles sin que pase absolutamente nada con los responsables.

Desde el golpe de estado del 1 de octubre de 2017 la tomadura de pelo que hemos sufrido todos los españoles es absoluta. Todos tenemos que cumplir la ley excepto estos separatistas que hacen lo que les da la gana continuamente. No es de recibo todo lo que está sucediendo y está claro que el gobierno de Sánchez no va a hacer nada para solucionarlo. Es más, colabora con todo esto.