ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Por supuesto no sabemos cómo se llama

Imaginen al bicho. Alrededor de unos 25 años. Embarazada, da a luz en su casa. Nada más nacer el bebé lo cose a puñaladas y arroja su cadáver a un contenedor de basura. El cadáver fue encontrado por un vecino el día 3 de agosto. Y el día 3, ella, tan tranquila, se dedica a subir fotos con su pareja a las redes sociales.

Pues bien, ese bichero inmundo, esa repugnancia de madre y de persona ha sido detenida en Gijón en el día de ayer. Había arrojado a su bebé muerto a unos contenedores situados justo enfrente de su casa. Los vecinos horrorizados y sorprendidos con el macabro suceso han declarado su estupor porque ella hacía una vida completamente normal.

En un principio, quien fue detenido por el asesinato del bebé fue el hombre, su pareja. Pero cuando ella fue detenida se autinculpó del crimen y exculpó a su pareja. ¿Y ustedes se creen que en esta España tan “solidaria” y “empática” se ha montado algún tipo de manifestación o de protesta como consecuencia del macabro crimen?

Qué va. En este país las propuestas y las movilizaciones solo se organizan por dinero y para conseguir aún más dinero todavía. Por el hallazgo de un bebé cosido a puñaladas por su madre nada más nacer, ni protestas, ni movilizaciones. El bebé no tiene ni capacidad de queja, ni de protesta. No existe subvención alguna para proteger ni a los niños ni a los bebés, porque no protestan. y como no existe subvención, no existen asociaciones que los defiendan y  al no haber asociaciones que los defiendan no hay movilizaciones porque no hay nada que “rascar”.

Mientras tanto, un crimen tan asqueroso como este, con una asesina tan repugnante y tan rata, pasa completamente desapercibido en la sección de sucesos de unos cuántos periódicos de tirada nacional. Porque no hay momio y si no hay momio, no hay razón para molestarse.