ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Publicada en ‘Rambla Libre’

En el día de hoy hemos descubierto uno de esos pocos artículos que aparecen de vez en cuando por alguna web y que se podrían calificar, este sí, de artículo demoledor. El artículo en cuestión está firmado por Enrique De Diego en la web ‘Rambla Libre‘ y es una carta abierta dirigida a Elisa Beni.

La verdad es que uno, tras leer ese artículo, no sabe ni por donde empezar porque el artículo destroza a Elisa Beni. Es, línea a línea, un artículo demoledor que deja a Beni a la altura que se merece y que vemos, los que no la conocemos personalmente y por lo que De Diego escribe en su artículo, que no andamos demasiado descaminados.

De principio a fin, Enrique De Diego, desmonta un personaje, el creado por Beni en los últimos años, que sirve para, tal y como dice el artículo literalmente, ganarse “la vida decorosamente” dominando “las cuatro idioteces feministas para andar por los platós“. Retrata De Diego a una Beni histérica, que es lo que aparenta ser cada vez que nos la encontramos por televisión todos los que tenemos la suerte de conocerla solo, o a través de la pequeña pantalla, o a través de las sandeces que escribe en ese panfleto de Escolar que se llama ‘El Diario‘.

Elisa Beni Pedro Sánchez Pablo Iglesias

Y De Diego parece conocer hasta tal punto al personaje que describe incluso la relación que mantenía con Gómez Bermúdez, mientras estuvieron casados, de esta forma, agárrense: “Eras una de esas pseudoperiodistas intrigantes de despacho y una completa rémora, pues mantenías conversaciones subidas de tono, con voz hiriente, que impedía la concentración con dos temas de preferencia: lo listo, capaz y triunfador que era tu marido, Javier Gómez Bermúdez, y la lencería fina que te ibas a comprar y poner: los bodys, ligueros, braguitas y sostenes, con el negro como color preferido. No había que aguzar el oído pues tu voz es estridente. No sé si tal desparpajo es propio de una mujer liberada o de una simple hortera. En todo el mundo, para hablar de esas cosas se cierra la puerta, pero aquello era en medio de la redacción“.

Les invitamos a leer esta carta abierta para que vean con sus propios ojos que nuestra descripción del mismo se ha quedado corta.

Enlace directo al artículo de ‘Rambla Libre’

1 Comentario

Comments are closed.