Jorge Javier Vázquez Abascal García Aguado Rivera

ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Lo de Jorge Javier Vázquez es enfermizo

Leyendo de nuevo a Jorge Javier Vázquez en la revista “Lecturas” casi nos dan ganas de escribir todo en mayúsculas cada vez que nos refiramos a ÉL. Porque ya es sabido por todo el mundo que ÉL todo lo sabe, ÉL todo lo conoce, ÉL sabe dar los mejores consejos del mundo y SU ideología política es perfecta y, además, todo los que no tenga que ver con SU ideología política es basuriento.

En esta ocasión publica un nuevo artículo en el que vuelve a hacer gala de su sectarismo y de su extremismo. Empieza con Santiago Abascal de quien dice que “no ganará las elecciones porque antes dormirá a sus votantes con sus discursos“. Claro querido, por eso llena todos sus mítines, porque la gente va a ellos para dormirse. Pero es más, le ataca por criticarlo después de haber dicho unas estúpidas palabras en ‘GH VIP’ sobre Vox por el mero hecho de que aparecieran un polaco, una peruana y un gay. Algo a lo que Vázquez llamó broma y fue una muestra más de su sectarismo enfermizo.

Y tras Abascal llegó el turno de Pedro García Aguado que ha cometido el “grave delito” de formar parte del gobierno de Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid. Antes, el sectario de Vázquez no había dicho nada, pero ahora se queja de que García Aguado le atacara por menospreciar a “Dakota” en ‘Supervivientes’. ¿No ha tenido tiempo para hacerlo antes? Ah no, es mejor hacerlo ahora que forma parte de un gobierno pepero. Que se te ve el plumero Vázquez, que se te ve demasiado el plumero.

Y por último, su comentario sobre Albert Rivera: “Un agosto sin Rivera ha sido mejor que un concierto sin teléfonos móviles“. No se puede ser más memo y más infantil. A este endiosado, si le sacas de su Carmena, Colau y su Pedro Sánchez no sabe ni por donde le viene el aire. Y por cierto, aprovecha también su artículo para darse un poco más de “jabón” del que se da normalmente. Qué simple eres, Vázquez.