ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

El nombre de la operación es muy apropiado

Por lo que parece, las relaciones entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez no es que sean malas, es que son peor que malas. Esa es la conclusión que podemos sacar no solo después de las fallidas negociaciones de ambos para alcanzar un acuerdo de gobierno, también por la información que hoy publica el diario ‘El Mundo’.

Según se desprende de esa información, el PSOE estaría planteando una campaña electoral centrada en liquidar a Pablo Iglesias para los restos. Es decir, lanzar un ataque sin cuartel contra él con la intención de que pierda la actual influencia que tiene en la sociedad y de esta forma desgastar casi por completo a un partido tan personalista y centrado en la figura de su líder indiscutible como es Podemos.

La intención del PSOE es que Podemos se convierta en un partido tan insignificante en intención de voto y en diputados como es Izquierda Unida. La realidad es que los votos que siempre han obtenido en Izquierda Unida han sido los habituales en los partidos comunistas en España y Podemos no es más que un partido comunista más, solo que con otro nombre.

Degradación en el Partido Socialista

Tal y como revela ‘El Mundo’, los socialistas hablan de “cortarle la coleta a Iglesias” definitivamente y que su figura se quede en mera figura simbólica, de ahí el nombre con el que han bautizado esta operación: “Operación Torero Muerto”. La verdad es que en el PSOE no han podido ser más explícitos con el nombrecito y parece que han convertido a Pablo Iglesias en su objetivo público número uno.

Pero mucho nos tememos que el verdadero problema que tiene el PSOE no se llama Pablo Iglesias, sino Pedro Sánchez. Por lo tanto, por mucho que hagan y por mucho que acaben con la figura de Iglesias no dejarán de tener al verdadero enemigo en casa que no es otro que su propio líder. Un incapaz al que le han puesto demasiados galones.

Enlace directo al artículo de ‘El Mundo’