ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Aunque nos lo imaginábamos solo faltaba alguien que lo confesara directamente

Aunque todos sabemos que la televisión es puro teatro en muchas ocasiones, tanto en los afectos como en las discusiones, hay extremos tan sumamente duros que nos resultan sumamente difíciles de asumir y de explicar.

Hasta tal extremo que tal y como ha confesado Kiko Hernández, el colaborador de ‘Sálvame’, no se siente “nada orgulloso” de las cosas que tuvo que hacer antes de su etapa en ‘Sálvame’ y, más concretamente, por su paso por ‘Crónicas Marcianas’. De esa época ha llegado a decir que lo vivido en ese programa hace que se avergüence de muchas de las cosas que ha hecho en televisión.

Ha llegado a confesar que “en aquella época nos decíamos de todo por dinero. Es triste, pero es así. La vida ha cambiado” y añade que le “decían que fuera a poner a parir a una persona y yo no tenía nada en contra de esa persona y me llevaba un dineral por poner a parir a esa persona que nunca me había hecho nada. Ahora no lo haría.

Y ante la pregunta de si Javier Sardá era consciente de ello, Hernández contestaba que Sardá aseguraba “no ser consciente” y ante tal afirmación, Hernández concluía dirigiéndose a Sardá: “Javier, si yo digo que no voy a hablar de ningún programa que me ha dado de comer no lo voy a hacer pero no digas que no eras consciente“.

Volvemos a decir que la confesión de Hernández no nos extraña en lo más mínimo pero tampoco suponíamos que pudiera llegar a un punto tan aberrante, El caso es que, efectivamente, el programa ‘Crónicas Marcianas’ tuvo en su momento un tremendo éxito que es difícil que cualquier otro programa pueda volver a repetir pero se cruzaron líneas tremendas que llegaron a provocar el rechazo del público.

En el terreno político, la animadversión del presentador con Aznar y con todo lo que tuviera que ver con el PP llegaba a un punto tan enfermizo y sectario que provocaba un rechazo absoluto. Pero provocar discusiones entre dos personas que ni siquiera se llevaban mal forma parte de lo más bajo del ser humano. Lo inaceptable es la respuesta del cínico de Javier Sardá diciendo que no era consciente de ello. Lamentable Sardá, como siempre desde hace demasiado tiempo.

2 Comentarios

  1. Cuando alguien no tiene dignidad hace cualquier cosa por dinero. Y lo seguiría haciendo si las cosas se le tuercen.
    Quien hace un cesto, hace ciento.
    En aquella “época” había gente que no hacía las cosas por dinero. Como la hubo siempre.
    Este infame echa su propia infamia a los demás.

Comments are closed.