ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Ciento cincuenta millones de euros para la farsa del cambio climático

Está claro que un personaje como Pedro Sánchez es imposible que tenga iniciativa propia para muchas cosas, excepto para estar usando el Falcon continuamente gastando miles de ltros de combustible en cada viaje, con lo que contaminar un poco más el medio ambiente que dice estar deseando proteger.

En estos momentos está en Nueva York, “con una agenda cargada de trabajo”, -según TVE-. Pero resulta que hoy nos enteramos, tal y como revela César Vidal en su programa, que parte de esa agenda tan cargada es debido a una reunión, otra, que va a mantener con George Soros. ¿De tantas cosas tiene que hablar Soros con Sánchez que no hace más que reunirse con él.

Pues parece que, más que hablar, Sánchez se reúne con Soros para recibir órdenes. Y César Vidal revela en su programa todas las órdenes que va a recibir que no serán más que las de siempre: Que continue con el cuento del cambio climático, que apruebe la ley de la eutanasia, que siga fomentando la ideología de género y que sigamos dando cabida a todos los inmigrantes musulmanes ilegales que quieran entrar en España, esas, entre otras.

Y esa órdenes que, evidentemente, van a provocar un serio problema social y económico a los españoles, Sánchez las cumplirá a rajatabla. Porque es evidente que ni a Sánchez le preocupan las consecuencias de sus decisiones en la gente, ni mucho menos a Soros que fue capaz de colaborar con los nazis, siendo él judío húngaro, en las deportaciones de judíos desde Alemania tal y como reconoció en una entrevista justificándose con un “si no lo hubiera hecho yo, lo habría hecho otro”.

Pero el caso es que Pedro Sánchez está al servicio de un personaje del que está probado que incluso a ayudado al separatismo catalán, un personaje sin escrúpulos con un presidente con menos escrúpulos todavía. Pues en esas estamos y parece que, tal y como se desprende de las últimas encuestas realizadas, no nos vamos a quitar de encima ni a Soros, ni al empleado que tiene para dirigir España. Es evidente que a los españoles nos gusta sufrir y pasarlo mal…