ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Grande Cayetana Álvarez de Toledo

Si hay algo por lo que la izquierda detesta a Cayetana Álvarez de Toledo es porque tiene unos recursos intelectuales y de oratoria muy superiores a la media del resto de líderes políticos y, además, no tiene complejo alguno. Vamos, que no se corta ni un pelo.

En las últimas horas, Álvarez de Toledo ha tenido un fuerte intercambio dialéctico con Carmen Calvo en el Congreso. Imaginen, Álvarez de Toledo con Carmen Calvo “Pixy y Dixy”. Álvarez de Toledo con la defensora de aquello de que “el dinero público no es de nadie”, con la del “no bonita”.

Y aunque un enfrentamiento dialéctico entre Cayetana Álvarez de Toledo y Carmen Calvo es como si la portavoz del PP se estuviera entrenando con un sparring, la poca vergüenza de Calvo ha hecho que entrara al trapo y se llevara un coscorrón de esos que hacen época. Cayetana se refirió a la actitud del PSOE en estos meses que han transcurrido desde las elecciones generales del 28 de abril y ahora, calificando todo lo sucedido como si fuera un chiste, una “comedia progresista”.

Y Calvo que, como todos sabemos, de luces anda bastante justa pretendió contestar a Álvarez de Toledo de forma sarcástica, pero sin ningún tipo de gracia: “Yo no he ido a ninguna comedia, ¿me reformula la pregunta?“. Y ahora fue cuando la portavoz del PP sacó la artillería pesada contestando a Calvo como merecía ser contestada y con un zasca de libro: “Esperaba que no la contestara pero no que no la entendiera“.

Calvo se llevó un guantazo verbal de esos que hacen época y Cayetana Álvarez de Toledo se como a Calvo de un bocado. Por no quedar de Calvo, no le ha quedado ni la tontería. Se le ha pasado por completo.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL