Alerta Sanitaria

ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Llevamos días que tenemos unas con connotaciones que aunque no tengan relación unas con otras -me refiero a la alerta sanitaria- que ha imperado estos días en las noticias periodísticas. Entre la listeriosis que va amainando, aunque surgen nuevos datos, ya que la contaminación ha ido arrastrando nuevas intoxicaciones sobre productos manufacturados de esta misma empresa alimentaria. Lo dicho, va amainando. Hace ahora dos días, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ha activado una alerta sanitaria por un brote de intoxicación alimentaria provocado por toxina botulínica detectada en el atún en conserva en aceite de girasol de la marca DIA. Cuatro personas que han comido ensaladilla rusa aderezada con atún de esta marca han sido intoxicadas. Este producto afectado es una conserva de atún en aceite de girasol formato RO 900, de la marca DIA, con lote 19/154 023 02587 elaborado en Frinsa del Noroeste S.A. con fecha de consumo preferente 31/12/2022.

Todo muy bien detallado, y de seguro que con todas las garantías, pero esa toxina botulínica ha sido la causante de esta alarma. Donde los establecimientos han remitido a los medios que la empresa ha lamentado profundamente los inconvenientes que haya podido causar a sus clientes y ha afirmado que seguirá manteniendo los más altos estándares de exigencia en la calidad y seguridad alimentaria en todos sus procesos.  Dentro de la anormalidad de estas noticias en cuanto a las alarmas que han dado estos productos alimenticios, es normal y de ajusto proceder las palabras de DIA.

No sé si será manipulación y manejo de estos días, donde Sanidad ha dado otra alerta sanitaria de mucha más enjundia ya que el sarampión, esta es la alerta, se contagia por contacto con el paciente y de esto a lo que señalaba antes, hay un abismo, donde las alarmas por los brotes de sarampión van más allá de lo comentado anteriormente.

He querido reflejar palabra por palabra la alerta sanitaria que ha dado la Organización Mundial de la Salud, donde dice: “Alerta sanitaria: más casos de sarampión en Europa en el primer trimestre de 2019 que en todo 2018 .La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta del “resurgir dramático” del sarampión en el viejo continente. Europa registró en el primer semestre de este año 89.994 casos de sarampión, más que en todo 2018 (84.462), según ha informado la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que alertó del resurgir “dramático de la enfermedad”. Los datos muestran que continúa la tendencia al alza iniciada en los últimos años, pasando de 5.273 casos en 2016 a 25.863 en 2017, según la Comisión Regional Europea para la verificación del sarampión y la rubeola, que se basa en los datos de los 53 países que componen el área europea de la OMS.

No voy a comentar otras enfermedades contagiosas donde el ser humano está y estará sometido a otras alertas mucho más alarmantes y terroríficas en el ser humano. Como muy bien pudiera ser la rubeola y otras enfermedades endémicas. No tendría yo excusa sino repitiera lo que dice el portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), el doctor Enrique Navas, quien asegura que España tiene sin embargo un nivel mayor de resistencia a los antibióticos que los países del norte de Europa. “Esto se debe probablemente a que ha tenido un consumo mayor de antibióticos tanto de uso veterinario como humano que otros países, y hace que las bacterias en España tengan más resistencia que las de otros países de nuestro entorno, especialmente los del norte de Europa”. España es una nación donde nos auto medicamos, y también con la benevolencia de las farmacias que sin receta nos podrían dar los antibióticos que como ha dicho el portavoz tenemos mayor resistencia a estos fármacos.

A lo largo de muy pocos años, veremos enfermedades epidemiológicas lo nunca visto en España. Las autoridades sanitarias, lo hemos visto en las intoxicaciones alimentarias donde se multiplican los “chiringuitos” hay que nombrarlos así, triplicando a veces, como ocurrió en el Ayuntamiento de Sevilla y la Junta de Andalucía, con autocontroles divididos en ambas partes, donde supuestamente se puede dar el caso de que unos por otros la casa sin barrer. Con las enfermedades endémicas no deberíamos jugar y nosotros, entre unas cosas y otras jugamos dejando pasar el tiempo. No sé a dónde iremos a pagar con las alarmas, pero al término de esta publicación me ha llegado otra noticia calentita: Un recién nacido entre los nuevos casos de afectados por listeria en Andalucía. La sequía terminará, llegarán las lluvias, donde ni el paraguas nos tapará de ese aguacero.