ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Hay veces que cuando leemos mensajes por redes sociales tenemos la gran duda si se trata de una cuenta falsa o una real. Si el protagonista de haber escrito alguna gran memez lo habrá hecho en serio o habrá sido buscando el efecto contrario. Pero el caso es que el tuit del que vamos a hablar a continuación tiene toda la pinta de haber sido escrito en serio.

El caso es que una tuitera llamada Layla Martínez dice no entender el motivo por el que ella, que aclara que no tiene ninguna casa en propiedad, va a tener que pagar alquiler a alguien que tenga varias. Y lo peor es que después del revuelo ocasionado por su tuit explica en otro que para ella la mejor solución sería la expropiación, así, sin más.

Parece que hay cierto tipo de gente que desconoce por completo el concepto de propiedad privada, concepto que suelen empezar a entender justo cuando les afecta a ellos directamente, es decir, justo cuando se convierten en propietarios de algo. Esa rara metamorfosis que se produce en los individuos cuando tratan de defender lo suyo, lo que tanto les ha costado conseguir trabajando duro.

Pero lo mejor ha sido la respuesta que esta “mente privilegiada” se ha llevado de otro usuario de Twitter, concretamente de @Kerubbin. La respuesta ha sido tan antológica que merece la pena el tuit inicial solo por el claro ejemplo que le ha puesto con el bar, los cubatas y los gintonic. Más claro imposible aunque dudamos que, aun así, la tal Layla haya conseguido entender algo.

1 Comentario

  1. La involución de la especie. ¿Y con estos mimbres quieren que progese España? Tanto rebuscar nombre para este espermatozoide (que fue el más veloz de la corrida) rebuscando frente al culebrón- única fuente de cultura de sus padres- y les salen estas Laylas, Tamaras, Vanesas, Penelopes, etc. etc.
    !Que tiempos aquellos en que las niñas se llamaban Carmen y a esa edad estaban sacando sus licenciatura cum laude!
    Jeeeeee.
    Tiempos aquellos – con Franco- que se valoraba la formación y se sentía orgullo de la obra bien hecha.
    Seguro que el Kerubín es de aquella época. Sólo así se puede haber contestado tan brillantemente.

Comments are closed.