ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Nos hemos reído un montón

Iván Espinosa de los Monteros escribía en estos días un mensaje a través de su cuenta de Twitter en el que era muy crítico con los sindicatos y sus convocatorias de huelga siempre en fechas clave. Empiezan las vacaciones de una gran parte de españoles y justo ahora se convocan huelgas en aeropuertos y estaciones de tren.

Debido a eso, Iván Espinosa escribía lo siguiente: “Cada vez hay más españoles hartos de los sindicatos de clase que se financian con los impuestos de todos, y que ponen en jaque las vacaciones de los demás. Es un abuso que se repite siempre en fechas clave, y siempre sin consecuencias para los reventadores“.

Ese tuit era contestado por Íñigo Errejón con el lenguaje habitual de la izquierda, bienqueda, falsario y populista: “Parece como si en sus colegios caros no les explicasen que la jornada de ocho horas la consiguió para todos los españoles un sindicato de clase. Pista: busque usted “la canadiense”.

A partir de esa respuesta, Iván Espinosa le lanzó tres mensajes a Íñigo Errejón que constituyeron un repaso en toda regla a un cuentista, pijomunista, hijo de papá que ahora va de proletario por la vida y que no ha trabajado en su vida fuera de lo público, el de la “beca-black”.

Y es que ya está bien de aguantar a estos presuntuosos falsarios que van por la vida de lo que no son y no han sido nunca. Han ido de proletarios porque estaba de moda cuando eran adolescentes y nunca han evolucionado. Hijo de un funcionario de alto cargo en la Administración del Estado nunca ha pasado por lo que dice haber pasado más que en sus sueños marxistas.

Va dando lecciones donde no debe y queda siempre como Cagancho. Ya era hora que desde otros partidos se les llamara por su nombre y se pusieran bien a las claras lo que de verdad son estos pijomunistas. Uno “manosblanditas” y unos “vagos” que no han dado palo al agua en su vida.