La deriva que está tomando el mundo en los últimos tiempos en los que la estupidez está ganando por goleada a la lógica y a la racionalidad es completamente preocupante. Buscar enemigos donde no los hay y presumir de cosas que deberían avergonzar es más propio de engendros sin cerebro que de personas normales con un mínimo de sentido común. Y lo peor es que lo publican abiertamente y presumen de ello como si fuera el mayor de los logros, como si fuera algo de lo que sentirse orgulloso en lugar de lo que es: algo de lo que deberían avergonzarse.

Un ejemplo claro es el de esta chica visitando El Vaticano. Como es lógico, en El Vaticano se exige un cierto decoro para acceder a él a visitarlo. Como en casi todas las iglesias o catedrales e incluso en muchos museos. A “la moza” la exigen que se cubra un poco para acceder a él, es de puro sentido común. Y ella presume en un vídeo de no llevar bragas esperando que le dijeran algo así. Y lo peor es que publica en ese vídeo, orgullosa ella, que no lleva bragas y a eso lo considera una pequeña batalla vencida.

¿Vencida contra quién, lerda? ¿Contra la limpieza, contra su propia higiene? No, una batalla contra la Iglesia y contra El Vaticano. Claro, es que en El Vaticano importa mucho que sujetas como esa no lleven bragas. Y debe ser que considera que eso es parte de la lucha feminista, la lucha anticlerical o algo así sin darse cuenta que a todos, incluida la Iglesia, nos importa bastante poco si lleva o no lleva bragas. Pequeña batalla vencida dice… paleta.

2 Comentarios

Comments are closed.