Pedro Sánchez
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

José Luis Rodríguez Zapatero dejó como herencia de su desastroso gobierno muchas leyes vergonzosas y sectarias cuyo único fin es generar el odio y la división entre todos los españoles. Una de las leyes más indecentes que dejó el de la ceja fue la de la “violencia de género” pero la otra fue, sin ningún género de dudas, la de la “memoria histórica”.

La Ley de la Memoria Histórica es una ley que representa, bien a las claras, lo que ha sido el PSOE a lo largo de sus más de cien años de historia: un partido traidor, sectario y manipulador que ha tenido como único fin la búsqueda del poder a costa de quien fuera o de lo que fuera. Pero, a pesar de ser una ley tan sectaria, el trágala de los españoles parece no tener límite, parece un auténtico pozo sin fondo que asume sin rechistar todo lo que le venga impuesto desde el poder.

Después de pegarse la vida padre y ser criticado por llevar vagueando más de un mes, Pedro Sánchez parece haber decidido volver al primer plano de la escena pública buscando que se hable de él y provocando para recordarnos a todos que sigue ahí. Y se nota, vaya si se nota. Llevamos ya más de una semana asistiendo a tomaduras de pelo del presidente día sí y día también.

La última tomadura de pelo, la última provocación de Sánchez ha sido en Twitter y a costa de la Ley de Memoria Histórica. El del Falcon ha dicho lo siguiente sobre esa ley: ”Con el firme compromiso de seguir trabajando contra el olvido de los miles de hombres y mujeres que pagaron con su vida la defensa de la libertad, nos reunimos con las asociaciones de #MemoriaHistórica. Queremos mirar al futuro en paz con nuestro pasado”.

Por supuesto, las reacciones a un mensaje tan sectario y en el que se olvida a una parte de esos caídos que lucharon, por ejemplo, contra el estalinismo y contra el comunismo no se hicieron esperar. Las críticas de los usuarios de Twitter arreciaron contra un presidente que no puede ser más falso y manipulador, contra un indocumentado cuyo sectarismo y cuya manipulación no tiene límite alguno. Vergonzoso lo de este gobierno.