metro
Imagen del vídeo publicado por ABC
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Ayer se vivía en el Metro de Madrid una escena insólita que ha causado terror entre todos los que han visto las imágenes. Un hombre estaba esperando el metro en el andén de la línea 6, en la estación de Argüelles, cuando se aproximaba el tren otro hombre le empujó a las vías, pero se obró el milagro y el hombre ha sobrevivido, sin sufrir graves daños. El agresor era extranjero, concretamente brasileño, y eligió a su víctima al azar, no se conocían de nada.

Un extranjero que no debería haber estado en España, pues contaba con antecedentes policiales “ya fue detenido en tres ocasiones más, dos de las veces por lesiones y la otra por atentado contra la autoridad”, según informa el diario ABC en su versión digital.

 

Pero en este país tenemos las leyes que tenemos y existe una permisibilidad hacia el delincuente, que le permite andar a sus anchas. Y ya estamos empezando a estar cansados de que tantos delitos sean cometidos por extranjeros y, encima, se obvie su nacionalidad, como ha ocurrido con la manada de argelinos que violó a una joven en Bilbao. (Vergonzoso. Atacados en Telecinco cuando una tertuliana informa sobre la nacionalidad de los violadores de Bilbao)

Y es que si un español comete un delito tenemos que “soportarlo”, aplicando las leyes, pero al fin y al cabo “es nuestro delincuente” y nos lo tenemos que comer. Pero, ¿por qué tenemos que actuar de la misma manera con un extranjero? Al extranjero que cometa delitos habría que expulsarlo de España de manera inmediata.

España es un país abierto, a los españoles nos gusta recibir gente de fuera, somos toletantes y respetuosos, pero todo tiene un límite y ante los que incumplen las leyes, ante los que representan un peligro frente a la sociedad se debería actuar y si son extranjeros expulsarlos.

El hombre empujado a las vías del Metro ha tenido suerte, ha vuelto a vivir, pero esa agresión se podría haber evitado si ese brasileño hubiera sido expulsado, ¿tan difícil es?

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Totalmente de acuerdo con ustedes.
    Tenemos que soportar a los delincuentes españoles de origen; no nos queda otra, pues “están en su casa”, pero no así a los extranjeros.
    QUE SE VAYAN A DELINQUIR, PERO A SUS PAÍSES DE ORIGEN, O A NACIONES TERCERAS.
    Es más, la Constitución establece en su Art. 11, 2, que “Ningún español de origen podrá ser privado de su nacionalidad”, de lo que se deduce, a sensu contrario, QUE PUEDE PRIVARSE DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA A LOS QUE TENGAN NUESTRA NACIONALIDAD, pero no sean merecedores de ella, por haber cometido DELITOS GRAVES.
    Y eso es lo que deberíamos hacer, SEGUIDO DE SU EXPULSIÓN DEL TERRITORIO NACIONAL.

Comments are closed.