Plácido Domingo
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Esta mañana se ha hecho pública la acusación de nueve mujeres a Plácido Domingo por presuntos acosos sexuales. Solo una de estas mujeres ha dado la cara, mientras que el resto permanecen en el anonimato, pero eso ya es válido para que parte de la izqueirda mediática de este país condene a Plácido Domingo. (Cristina Fallarás insulta, como en ella es habitual, manipulando, como también es habitual)

Algo que ya han hecho tanto Máximo Pradera como Cristina Fallarás, que han publicado sendos trinos en los que comentan la noticia de El País y, como no, condenan al tenor español, de 78 años de edad.

Max Pradera ha dicho en Twitter: «“Reconozco que las reglas y valores por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado.” Os traduzco desde el domingués: “Metía mano porque antes no había ovarios para denunciar al macho alfa”».

Plácido Domingo

Por su parte Cristina Fallarás comentaba en la misma red social: «“Las reglas y valores por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado”, dice Plácido Domingo. ¡Como si en el pasado les gustaran a las mujeres los abusos sexuales! #Cuentalo #

Plácido Domingo

Para ellos Plácido Domingo ya es un acosador, ya es uno de los malos, aunque la “denuncia” llegue pasados 40 años, aunque no presenten ninguna prueba ni se conozca a las personas supuestamente agredidas, salvo a una.

Pero tengan por seguro que si el tenor español hubiera sido un abanderado de la izquierda estos mensajes no se habrían producido y, todos, sin excepción, estarían clamando por la presunción de inocencia. Pero claro, ya se sabe…

2 Comentarios

  1. Si una persona, hombre o mujer, se deja manosar. acosar o abusar a cambio de “precio” (sea un contrato de trabajo, dinero en efectivo o posición social) eso es el oficio más antiguo del mundo.
    Cuando una “valore” que prefiere más, la bolsa o la vida, luego no puede cargarle al muerto las culpas.
    Cuando una “mide” a través de su dignidad, que vale más la posición, el puesto de trabajo que la misma dignidad, eso no es acoso: es negocio. El más antiguo del mundo.
    Si este personaje que nos ocupa ha acosado vilmente, empleando fuerza (autoridad) ante una víctima, es un infame con todas las letras. Y si se prueba, debe pisar talego, porque es un delito. Los abusos contra los débiles no deben prescribir nunca.

  2. A estos desechos “humanos”, basura tóxica residual , no hay que hacerles ni caso. Están tan llenos de odio, rencor y envidia por no haber hecho nada notable con sus vidas que, a quien no vive en el mismo vertedero putrefacto y vil en el que viven ellos, intentan hacerles entrar en la misma patética y miserable rueda de no-vida en la que medran ellos.

Comments are closed.