Pedro Sánchez
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Nunca en la actual democracia española, esta es mi opinión, se ha dado tal cúmulo de desatinos por parte de un candidato a la presidencia del Gobierno como el que ha tenido lugar el próximo pasado día 22 de Julio, el actual presidente en funciones y candidato al cargo durante una legislatura, D. Pedro Sánchez.

Si extraño fue, nunca otro lo había hecho, convocar la sesión de investidura 85 días después de haberse celebrado las elecciones generales, no lo fue menos presentarse a la misma sin haber logrado el apoyo de su “colaborador preferente”, tan solo con el representante del “señor de las anchoas”, así como haberse preparador concienzudamente  y con premeditación para enervar al colaborador antedicho, hecho que repite, incluso llegando al insulto y desprecio a la derecha, a la que al mismo tiempo le solicitaba su abstención en las votaciones para lograr ser investido presidente; un hipotético presidente que lo pretendía ser con el apoyo, al mismo tiempo, de los independentistas vascos y catalanes y los proetarras, además de su socio preferente. No acaba ahí el descaro de Sánchez, si no que requiere el apoyo de “las derechas” cuando, pactando con los proetarras, pretende que la candidata del PS consiga la presidencia de Navarra próximamente, cuando ni siquiera ganó las elecciones y sus aliados pretenden anexionar dicha Comunidad a la vasca.

El cortejo de Pedro Sánchez a Pablo Iglesias me recuerda al inconmensurable soneto de Lope de Vega que estudié en el Bachillerato Elemental del Plan de 1.957, que comienza de tal manera:

¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?

¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,

que, a mi puerta, cubierta de rocío,

pasas las noches del invierno oscuras?

Si bien el objeto de este artículo no pretendía ser el que hasta el momento he relatado, no he podido abstraerme al influjo de lo acontecido, que para una tesis doctoral da, de la qué Sánchez sabe bastante, aunque solo sea por plagiar; pero no pretendo dar más espacio, aunque solo sea porque la prensa nacional, ignoro si también la internacional, ha dado cumplida cuenta.

Ciñéndome pues a lo que el título del presente señala, daré cuenta de las múltiples incongruencias, contradicciones e incluso mendaces del señor que últimamente nos gobernó, nos gobierna interinamente y pretende gobernarnos en el futuro y posiblemente lo consiga.

La principal, que no la única, falsedad la cometió cuando presentó la moción de censura a Mariano Rajoy, asegurando que su Gobierno convocaría elecciones “cuanto antes”. En TVE, en su primera entrevista tras acceder al cargo de presidente, manifestó que “su aspiración es agotar la legislatura” y “convocar las elecciones en el año 2.020”; es decir, cuanto antes.

Durante sus ocho meses de gobierno, nos ha dado pruebas palpables de su estilo tramposo y de toda falta de credibilidad, que hasta a miembros de su Partido los deja en numerosas ocasiones en evidencia.

Es muy extraño que como Presidente del Gobierno no diga o haga manifestaciones o tenga comportamientos que estando en la oposición no haya criticado, obligando a decir en una ocasión, y en razón a estas incongruencias, a la Vicepresidenta Carmen Calvo, otra que tal baila, que una cosa es lo que había dicho Pedro Sánchez como tal individuo, y otra Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno, mereciendo con ello, dicha señora, un premio o monumento a la majadería.

Corría el mes de Agosto de 2.018, cuando, entre otros títulos, se ganó el de ser el presidente que más abusó del Decreto-Ley, incluso lo utilizó para modificar el Código Civil, cuando había criticado a Mariano Rajoy por utilizarlos, bajo su criterio naturalmente, de forma abusiva.

En 2.016, ciertamente aún no era Presidente del Gobierno, ni se le esperaba; se comprometió a aplicar un nuevo código ético en el PS que incluía, entre otras medidas, la obligación de los parlamentarios de su Partido de ser “totalmente transparentes en su agenda, sus actividades y sus viajes, así como en sus retribuciones y sus declaraciones de bienes”. En donde dije digo, digo Diego; dos años más tarde Pedro Sánchez viajó, con la “primera dama” al Festival Internacional de Benicasim en el Falcom, intentándolo camuflar como un viaje oficial al visitar al Presidente de la Comunidad de Valencia. Preguntado por ello, por la oposición, el Ministerio de Cultura, equiparándose en majadería a Carmen Calvo, respondió que los que critican el uso del avión oficial por parte del Presidente del Gobierno, “están despreciando la cultura juvenil”; añadiendo yo que el presidente la estima en demasía cuando del uso indebido del Falcon se trata.

Tampoco se quedó corto con el viaje que realizó a Nueva York, el cual fue aprovechado por su esposa, como “primera dama”, para realizar múltiples desplazamientos, comidas diversas y compras de ropa de lujo. De los gastos ocasionados por la presencia de dicha dama, la Moncloa ha dado la callada por respuesta, limitándose a decir que es “Secreto oficial”, apoyándose así en una ley de la dictadura de Franco del año 1.968, modificada por la del 7-10-78, que, por cierto, algún documento ha sido desclasificado en su día por la Sentencia 2389/1997 del Tribunal Supremo.

Pedro Sánchez

En 2.014, el señor de que se trata, pidió la dimisión del Director General de FITUR y del presidente de Paradores por el supuesto enchufe laboral de la mujer del primero de ellos. En 2.018, nombró Presidenta del Instituto de Empresa, puesto que se creó ex profeso para ella, la “primera dama”. También nombró Presidente de Paradores a Oscar López, exsecretario de Organización del PS y ex portavoz del Grupo Socialista. Desde que Pedro Sánchez cambió el colchón de la cama de la Moncloa, que fue lo primero que hizo, según manifestó a bombo y platillo, se calcula que unos 500 altos cargos, no digamos los bajos, fueron “enchufados” por tan transparente presidente.

Si bien la frase no fue suya, si no del hoy Ministro de Fomento en funciones, todo un demagogo, José Luis Abalos, no cabe duda que Sánchez la hace suya al no entrar a rebatirla. “Los independentistas catalanes no pueden ser en ningún caso, aliados nuestros, ni para una moción de censura”. El tiempo le ha quitado la razón.

En Marzo de 2.016, después de no tener éxito en su primer intento de investidura, en una entrevista al diario El País, señaló: “Cualquier candidato que desee intentar su investidura deberá contar al menos con más de 130 diputados que ya sumamos nosotros”. Dos años después, gobernó a caballo de Decreto-Ley con solo 84 diputados y con la muleta de la extrema izquierda Podemos, el independentismo vasco y catalán y los sucesores de Batasuna que no condenan los crímenes de ETA, ni se arrepienten de ellos.

En otra entrevista al mismo diario, dijo: “…La sorpresa que me he llevado es que en Albert Rivera me he encontrado una persona que ha antepuesto los intereses generales a los intereses partidistas. Y en el caso de Iglesias, lo único que he visto en él ha sido táctica electoral”.

En 2.019 ya hemos visto cómo ha cambiado el cuento y la cambiante opinión de Mr. Falcon.

No se para ahí la desfachatez del actual inquilino de la Moncloa; en Abril de 2.015 criticaba a Rajoy por su política de austeridad económica, de esta manera: “Merkel elogia al alumno aventajado y usted, aplicado y dispuesto, cabecea agradecido, aunque los intereses de la mayoría de españoles sean contrapuestos a los que defiende la canciller alemana”. Tres años después, los intereses de Sánchez y Merkel ya no eran tan contrapuestos y pactaban inyectar 130 millones de euros para que Marruecos fuera más eficiente en el control de inmigrantes.

Frente a las cámaras de TV, y en compañía de Lilian Adriana Tintori Parra, esposa del político venezolano Leopoldo López, Sánchez manifestó que le parecían miserables las declaraciones de ciertos políticos que estaban intentando equiparar y justificar la condena y la prisión de personas que lo que quieren es la libertad y la democracia en su pueblo, Venezuela. Llegado al poder, tiene a esos “miserables” como aliados preferentes, aunque desde hace casi nada, ya no son tan preferentes.

En su momento pidió la dimisión de Cristina Cifuentes por mentir en su Curriculum Vitae, sin embargo, no le parece mentir en el suyo, ni en el de su mujer, ni en el de la Ministra de Hacienda o en el de los altos cargos socialistas, como Bernart Soria, José Blanco, Patxi López, Elena Valenciano, José Montilla, José Manuel Franco y tantos otros que en el PS han sido.

Me detendré aquí, no vaya a ser que se piense que deseo llevar a cabo la biografía del personaje en cuestión; ya en parte se la han escrito y que el mismo quiso pasar como que había sido él el autor, al igual que su famosa tesis; famosa por el revuelo causado, no por otra cosa.

Una de las ventajas con la que cuentan los políticos, es que una parte de votantes olvidamos pronto sus mentiras y contradicciones, otra parte perdonamos, siempre que sean de los “nuestros”, y otra buena parte no nos enteramos de ellas.

Dijo el Conde de Lantréamont que “Nada menos extraño que las contradicciones que se descubren en el hombre”. Por lo que se ve en aquellos tiempos abundaban los trileros.

Pero una de las mejores fotos psicológicas de Mr. NO, la ha dejado escrita el filósofo griego Demócrito: “Un hombre dado a contradicciones y atento a detalles insignificantes, no se adapta a aprender lo necesario”.

Pues bien; es lo que tenemos.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL