pleito de los miuras
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Nos hemos de remontar al año 1908. A finales de la temporada un grupo de toreros se enfrentó a los ganaderos, exigiendo un aumento en los honorarios cuando se enfrentaran a la ganadería de Miura, motivo por el cual esta situación se conoció como el pleito de los miuras.

Cuentan que el grupo de toreros fue capitaneado por Ricardo Torres “Bombita” y pedían que en las corridas en las que se lidiaran reses de la ganadería de Miura se abonara la cantidad de diez mil pesetas (el doble de la cantidad que normalmente se pagaba por un festejo) para los toreros de primera categoría, ocho mil para los de segunda y seis mil pesetas para los toreros de tercera categoría.

A esta iniciativa se unieron numerosos matadores de toros, entre ellos Machaquito, Mazzantinito, El Gallo y constituyeron una sociedad que recibió el nombre de Unión Taurina.

Esta situación creo mucho revuelo tanto entre los empresarios como en los aficionados y, por supuesto, la prensa de la época.

Los ganaderos, por su parte, aglutinados en torno a la Asociación de Criadores de Toros de Lidia decidieron no vender toros a las empresas que contratasen a los espadas que formaban parte de la Unión Taurina.

En febrero de 1909 se llegó a un acuerdo entre las partes y los toreros se vieron obligados a rendirse, perdiendo el Pleito de los miuras, y aceptando las condiciones impuestas por los ganaderos.