Imagen: HazteOir.org  09-04-2015 Tertulia sobre Libertad Religiosa
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Estamos viviendo en estos días una grave alerta sanitaria motivada por la carne mechada de Andalucía que está provocando en aquellas personas que la consumen un brote de listeriosis. Esta infección ha provocado la muerte de dos personas y el aborto en varias mujeres embarazadas. Pero en este caso, como en otros muchos, la izquierda ha aprovechado la lógica preocupación para utilizar políticamente este problema y así con ello poder atacar al gobierno de la Junta de Andalucía dado que ya no gobierna el PSOE.

Hasta tal punto llegan que siendo como es la izquierda totalmente favorable al aborto, el informativo de La Sexta Noticias informaba sobre la noticia de la siguiente forma: “Cinco mujeres embarazadas han perdido ya a sus bebés por el brote de listeriosis”. Por lo tanto, los mismos que dicen que el no nacido todavía no es un ser humano cuando justifican el aborto, son los mismos que ahora consideran a los bebés no nacidos como tales. Bastante contradictorio, ¿verdad?

Debido a esa contradicción, Hermann Tertsch, ha hecho el siguiente comentario a través de su cuenta de Twitter dando la bienvenida a la extrema izquierda a los movimientos próvida: “Cinco mujeres embarazadas han perdido ya a sus bebés por el brote de listeriosis. Es conmovedor que La Sexta haya entendido que los nasciturus son niños de pleno derecho, es decir, bebés. Bienvenida la ultraizquierda al movimiento próvida”.

Como habrá entendido todo el mundo, el tuit de Hermann Tertsch es completamente irónico puesto que los conceptos que venden desde la izquierda para justificar el aborto ni han cambiado ni van a cambiar. Simplemente les interesa ese titular ahora para atacar al gobierno de la Junta de Andalucía aprovechando un problema tan trágico como es el de la salud. Hoy consideran a esos pobres bebés muertos por listeriosis como bebés, pero mañana cuando sean sus madres las que decidan acabar con sus vidas lo seguirán considerando como un derecho y ni siquiera se les pasará por la imaginación llamarlos bebés o niños, que es lo que realmente son.