Extranjerismos
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Cada día que pasa, estoy más convencido de que el cariño y respeto por el español, nuestra bella lengua, brilla por su ausencia en una porción bastante grande de españoles. La causa es la gran cantidad de extranjerismos (anglicismos en su gran mayoría) que algunos incorporan -sin necesidad- a sus conversaciones y escritos habituales. Por eso mismo, me he ocupado de esta cuestión en varias ocasiones y seguiré haciéndolo cada vez que lo crea oportuno.

No obstante, lo escrito, creo que es importante el conocimiento de idiomas en la formación integral de los jóvenes de hoy, pero detesto la práctica frecuente de sustituir del lenguaje cotidiano palabras o frases en español por las correspondientes en inglés. Porque, además de ser innecesario, muchas veces se hace por un malentendido exhibicionismo o por una especie de superioridad, que, en realidad, no deja de ser una catetada.

Teniendo en cuenta, además, que puede habituarnos a alterar la forma de escribir en español, llevándonos al terreno del inglés, en el que, por ejemplo, se dice Colón Hotel en lugar de Hotel Colón. ¿Tiene todo esto algún sentido? Creo rotundamente, que no. ¿Por qué hay que decir o escribir show en lugar de espectáculo? ¿O happy en lugar de feliz? ¿O ranking en vez de clasificación? ¿O light en vez de ligero? ¿O casting en vez de selección? ¿O parking en lugar de aparcamiento? ¿O renting en lugar de alquiler? ¿O cashflow (término económico) en vez de flujo de caja? ¿O singles por individual? ¿O celebrity por celebridad o hobby por pasatiempo? O mil palabras más, terminadas en ing, que van comiendo el terreno a las nuestras, con la colaboración -a veces- de la propia Academia que las incorpora a nuestro diccionario, siendo las nuestras más conocidas por todos y, por supuesto, más bellas y con un montón de sinónimos cada una de ellas.

Hay que procurar por todos los medios no hacer más daño a nuestro idioma; es urgente concienciarse de hacerlo, sin menoscabo de aprender los idiomas que nos apetezca.