Joe Rígoli
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

El personaje que cito en el título, Joe Rígoli, de nacionalidad argentina y bonaerense por más señas, falleció desgraciadamente en 2015 cuando tenía setenta y ocho años. Su vida fue bastante ajetreada, con muchos altibajos, cuatro matrimonios y un final poco envidiable, pero durante muchos años adquirió gran notoriedad como humorista e hizo famosa su frase mágica “yo sigo”.

Pues ahora, en España, ha surgido un personaje que (lejos de poseer el buen humor y la inteligencia del fallecido humorista) ha adoptado -sin pagar derechos de autor- ese lema ya dicho de “yo sigo”. Porque Zapa-bis (ese es nuestro personaje) está decidido a continuar hasta donde sea necesario con tal de seguir en el gobierno, aunque sea “en funciones” y “sin funcionar” como ya he dicho en alguna otra ocasión. Nada le importa argumentar que 123 escaños son ahora estupendos y suficientes, cuando él estuvo durante mucho tiempo (aplicando su estúpido no-no-ísmo) señalando que los 123 escaños de Rajoy eran una minucia. Pero él, sigue.

No convocó elecciones inmediatas tras el voto de censura como había prometido. Pero él sigue. Tampoco cumplió su promesa de no compartir nada con Bildu, Podemos o separatistas. Pero él sigue. No se aplicó el “cuento” de la obligatoriedad de dimitir a los plagiadores, siendo él el más grande conocido. Pero él sigue. Ha cometido deslealtades con el Rey, no admisibles en una democracia. Pero él sigue. Está utilizando el Falcon como si fuera de su patrimonio particular y no del Estado. Pero él sigue. La última torpeza que ha cometido (que quizás en este momento será ya la penúltima) ha sido tratar de que el barco “Open Arms” se dirigiera al puerto de Algeciras (ninguneando a la Junta de Andalucía) después de haberse negado rotundamente en los anteriores días. Pero él sigue.

Este es el que quiere a toda costa seguir, seguir, seguir y seguir en el machito; pero a mí me parece que dentro y fuera de su partido, la mayoría desea que “no siga” ni un día más para bien de nuestra querida España.