ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Ya no se sabe cuál es la verdadera realidad de la Familia Real Española, si la de antes en la que nos enterábamos de nada y no había una palabra más alta que la otra en cuanto a su vida, o la de ahora en la que parece que cualquier cosa que haga algún miembro de la Familia Real está cargado de simbología, todo se analiza con lupa y todo, o casi todo, se critica.

Pero el caso es que, tras la reciente operación del Rey Juan Carlos la rumorología y el cotilleo han vuelto a hacer acto de presencia con cada movimiento de la Familia Real. Se analiza la blusa de la Reina Letizia en su visita al Rey Juan Carlos, el tiempo de estancia de cada visitante en el hospital y con qué cara parecía salir o entrar.

También han saltado rumores acerca de la visita de una antigua amiga del Rey o de la forma en la que ha salido del hospital, acompañado únicamente por su chófer. El caso es que lo que antes era silencio absoluto ahora es exceso de información, de crítica o de análisis; puede que a veces incluso demasiado y ya no se sabe a quién creer.

El caso es que en el programa Socialité de Telecinco han tratado este asunto y a él se han referido tanto los colaboradores del mismo como María Patiño. Ante una afirmación de Pilar Eyre acerca de la sorpresa que le había producido el hecho de que el Rey abandonase prácticamente solo el hospital, María Patiño ha lanzado un duro mensaje sobre el Rey Juan Carlos: “Yo siempre pienso que si uno está solo hay que intentar saber qué le ha llevado a esa soledad. Puede que el Rey Emérito haya hecho su vida siempre como ha querido y como consecuencia, al final de los años uno sufre lo que siembra”.

Que uno sufre lo que siembra es una verdad casi absoluta pero con el Rey y con toda la Familia Real ahora está sucediendo algo muy extraño. Tan malo era el silencio y la sobreprotección que antes se tenía con ellos, como malo es ahora el exceso de exposición y crítica que están recibiendo. Y esos comentarios, aunque puedan ser ciertos, son extremadamente duros para una persona que, como bien dice Patiño, “está al final de los años”. Ni tanto antes, ni tan calvo ahora.

1 Comentario

Comments are closed.