Díaz Ayuso
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Dos meses y medio después de haberse celebrado las elecciones Autonómicas en las que el PP fue la fuerza más votada del centro derecha en la Comunidad de Madrid y después de numerosas dificultades creadas por sus actuales socios de gobierno, quienes durante todo este tiempo han usado las negociaciones para esconder su fracaso de no haber conseguido el “sorpaso” a los populares, en el caso de Cs y el hacer valer sus doce diputados como decisivos, desde Vox, la popular Isabel Díaz Ayuso afronta el pleno de investidura que le llevará a la presidencia de la Comunidad de Madrid, desarrollando las 155 medidas pactadas con sus socios de gobierno, pero con el objetivo claro de demostrar una nueva manera de ejercer la política y llevar la prosperidad a los madrileños, mediante la eficacia en la gestión, transparencia en los actos de gobierno y capacidad de negociación .

Esta investidura de Isabel Díaz Ayuso, no es una investidura cualquiera, teniendo en cuenta que la candidata ha sido una apuesta personal del presidente nacional de los populares Pablo Casado, quien ha pretendido poner una impronta personal a una comunidad autonómica tan emblemática para el centro derecha y en el que el propio Casado, se jugaba su supervivencia como líder político.

En este sentido y tomando una estrofa de una vieja canción de tuna, podríamos decir que Isabel Díaz Ayuso es algo así como “la flor más perfumada del jardín de los amores” de Pablo Casado, porque en ella, el PP quiere ser el espejo de la nueva forma de hacer política de una nueva generación política que ha accedido al manejo del centro derecha en España.

Por otra parte, no podemos dejar de lado la importancia que tiene para la política española la comunidad de Madrid, como lo demuestra el hecho que desde la izquierda política y mediática, se ha hecho todo lo posible para evitar esta investidura fundamentalmente por lo que esa fuerza supone de contrapeso a la posible gobernabilidad de España y a su hegemonía política nacional.

Díaz Ayuso

Con esta campaña, muy sucia en lo personal y escasamente efectiva en lo político, puesto que de las acusaciones lanzadas nada es demostrable ni punible, la izquierda, únicamente ha querido ocultar su fracaso de asaltar tanto el ayuntamiento de la capital de España como la comunidad más importante, debido a su desunión interna, con un partido socialista con escasa fuerza, una extrema izquierda dividida entre partidarios de la ex alcaldesa de Madrid, Iñigo Errejon en lucha fratricida contra la Unidas Podemos de Pablo Iglesias y un intento de atraer a Ciudadanos hacia la izquierda, para intentar que sirva de muleta no al hecho de gobernar Madrid, sino a ser la bisagra que necesita el socialismo de Sánchez, para gobernar con mayoría España.

Madrid no es cualquier cosa y su comunidad, la primera en todos los ranking económicos de España, era la oportunidad desde la izquierda de romper todavía más la hegemonía del centro derecha y motivo suficiente para que un partido como el Popular, en reconstrucción desde que se produjera la elección de Pablo Casado, pueda volver a resurgir como la alternativa a una izquierda que intenta tener el poder tanto en las Comunidades Autónomas como a nivel del Estado, de la mano de Pedro Sánchez.

En esta apuesta de los populares que se inicia hoy a las doce del mediodía en la Asamblea Regional madrileña, Díaz Ayuso deberá demostrar la tenacidad que ha tenido a la hora de negociar los pactos de gobierno, la paciencia que ha tenido que desarrollar para contemplar las peleas de “telediario” de sus socios de gobierno y sobre todo, de una transparencia extrema, teniendo en cuenta que con la campaña que han desarrollado sus adversarios desde la izquierda, ya ha visto cómo van a ser los ejes de la oposición mediática y política que va a sufrir en los próximos cuatro años.

Madrid siempre se ha caracterizado por ser la primera en desarrollo económico, la mejor en la creación de puestos de trabajo y la que más inversiones recibe, pero ahora también deberá ser la más transparente de España, para quitarse ese  lastre poco gratificante en el que  alguno de sus políticos, que aunque caducados, solo se han dedicado a ensuciar un proyecto con actos personales , que con Isabel Díaz Ayuso, debe dar muestras claras de regeneración y cambio de personas, modos y maneras de hacer, gestionar y ejercer la política, tal y como corresponde a una política de una nueva generación y un nuevo estilo político.

Con esta investidura y a la espera de lo que pase en La Rioja, se cierra por fin el mapa político autonómico de una España aburrida de los políticos, que nos están mareando la perdiz respecto a los posibles pactos de un gobierno de la nación que no llega ni llegará porque su incapacidad de diálogo desde la izquierda, nos llevará seguramente a unas nuevas elecciones generales en Noviembre.