Cristina Fallarás insulta
Cristina Fallarás
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

La verdad es que cuando leemos o escuchamos alguno de los absurdos razonamientos de Cristina Fallarás nos preguntamos si son debidos a un exceso de agua con misterio o a que, sencillamente, esta mujer no da para más.

Como en Barcelona gobierna Ada Colau, los voceros de la izquierda están empeñados en negar la realidad del aumento de delincuencia que sufre esa ciudad. Se puede estar más o menos de acuerdo con un partido o con una ideología, eso es completamente lícito, pero negar la evidencia porque seas de un partido u otro es cosa de tontos, sin más, tontos del tó, como diría José Mota.

Las embajadas de Estados Unidos y el Reino Unido han advertido a sus ciudadanos para que sean cuidadosos debido al aumento de la delincuencia que se ha producido en Barcelona. Medida que es absolutamente lógica y normal puesto que esa advertencia se produce por un hecho evidente y contrastable teniendo en cuenta, además, que los turistas son víctimas favoritas para los delincuentes.

Pues bien, como en Barcelona gobierna Ada Colau, ese aviso le ha parecido fatal a Cristina Fallarás y para que todo el mundo se entere lo ha publicado a través de su cuenta de Twitter. Pero no lo ha hecho poniendo sobre la mesa datos contrastables, lo ha hecho comparando la delincuencia de Barcelona con ciudades mucho más grandes como Londres o Nueva York.

O sea que para mentes como Fallarás las cosas están mejor si se compara malo con malo. Ni siquiera se da cuenta que escribiendo una chorrada como esa les está dando la razón porque no pone datos para negar nada, simplemente compara. Lo habitual en estos sectarios de la izquierda, nunca prueban nada y para justificarse siempre comparan. Lo habitual en una forofa sectaria como Fallarás.

2 Comentarios

  1. Esta “señora”, por llamarla de alguna manera, o está bien de la cabeza, y solo hay que oirla hablar y “argumentar”.
    No es extraño, pues ella misma ha confesado que se ponía -o se pone- hasta arriba de drogas y alcohol, desde su más tierna infancia.
    ¡Y ya debe de estar en plena menopausía!

Comments are closed.