Cosechas
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Como introducción a lo que después escribiré, voy a dar a conocer dos de las seis acepciones que, sobre la palabra cosecha, recoge el DRAE. Que son las 1º y 5ª. La 1ª indica, textualmente “Conjunto de frutos, generalmente de un cultivo, que se recogen de la tierra al llegar a la sazón; como de trigo, cebada, uva, aceituna, etc.” Y la 5ª indica “Conjunto de lo que alguien obtiene como resultado de sus cualidades o de actos, o por coincidencia de acaecimientos”. Aunque estemos en las cercanías o en plena cosecha de los frutos que recoge la primera acepción, hoy voy a referirme, exclusivamente, a las cosechas especiales que me sirven de título.

Concretamente voy a hablar de la emigración/inmigración que se está produciendo constantemente en el mundo. Para ello hay que saber diferenciar lo que es emigrar e inmigrar. Acudiendo al DRAE, emigrar, es “Dejar o abandonar su propio país con ánimo de establecer en otro extranjero”; mientras que inmigrar es “Llegar a otro país para establecerse en él, especialmente con idea de formar nuevas o colonias o domiciliarse en las ya formadas”. Aunque ahora se ha puesto de moda la palabra migrante que, por así decirlo, engloba las otras dos, de lo que no haré ningún comentario, pues el problema no es la denominación sino las personas, que son las protagonistas de los movimientos migratorios. Porque da la impresión de que hay organizaciones que (coincidiendo con la acepción 5ª de la palabra cosecha) se toman estos movimientos como auténticas actividades de las que obtienen unos resultados que más se parecen a unas “cosechas especiales” que a otra cosa.

Es bastante llamativo que una gran mayoría de los barcos que recogen a estas personas, se apresuran a volver a las costas de ciertos países para recoger más “mercancía”, sospechándose que -muchas de esas personas- no son en realidad náufragos sobrevenidos, sino náufragos fabricados en los distintos puntos geográficos señalados.

Por eso es necesario que las autoridades de todo el mundo se tomen esta cuestión en serio, con la humanidad y decencia obligadas, al tratarse de seres humanos, con los mismos derechos que todos nosotros.