Estamos anonadados con la injusta persecución a la que está siendo sometido Bertín Osborne en las últimas fechas por parte de la, cada vez más mugrienta, izquierda española. Pero lo que más nos ha sorprendido es que entren en esa persecución políticos y también magistrados como Joaquím Bosch, el portavoz de esa asociación de jueces que tiene un nombre tan ridículo, “Juezas y Jueces para la Democracia”.

En estos últimos días, Osborne publicó un vídeo de respuesta a todas las críticas en el que, entre otras cosas, dijo que en España había más juezas que jueces en la carrera judicial. Esa afirmación fue contestada por Bosch diciendo que en la cúpula judicial todavía había más jueces que juezas, suponemos que él estará a punto de dimitir de su actual cargo de portavoz para que sea ocupado por una mujer.

Tras estas palabras, Osborne contestó con un nuevo vídeo en el que daba los datos de juezas, aproximadamente de un 53%, y jueces, sobre un 47%, que había en estos momentos en España, afirmando que es lógico que Bosch no tuviera claros esos datos puesto que era de letras.

Pero es que Bosch ha vuelto a contestar y ha dicho que la comprensión lectora de Osborne no era buena puesto que él se refería a los cargos en la cúpula judicial. También se le podría decir a Bosch que su comprensión auditiva tampoco es buena puesto que Osborne, en su primer vídeo no habló de cúpula judicial, sino de hombre y mujeres jueces. Es decir, Osborne habló de manzanas y Bosch contestó con peras. Curioso lo de este juez que encima dice que la comprensión lectora de otro no es buena cuando él ha respondido lo que le ha dado la gana.

Y lo más extraño de todo, que un todo un magistrado se dedique a participar en un acoso como el que está sufriendo Bertín Osborne en los últimos días es patético. Debe ser que no tiene otra cosa que hacer.