Josep María Mainat es el típico fulano que no ha tenido problemas para forrarse a costa de todos los españoles y después, sin ningún tipo de pudor, se dedica a insultarlos cuando tiene ya casi todo el pescado vendido.

Es uno de esos lerdos separatistas de lazo amarillo admiradores de Puigdemont y de todo lo que signifique separatismo garrulo y el insulto a España, de la que ha vivido muy bien, cada vez que ha tenido ocasión. Con motivo de una publicación de El Confidencial en la que se hablaba de la corrupción en tiempos de Franco, Mainat ha publicado un tuit en el que enlazaba esa noticia y decía: “¡Qué fuerte lo de Pujol!”

Es decir, Mainat posee uno de esos cerebros licuados a los que les molesta quién les robe en lugar de molestarles el hecho de que les roben. Así de simple y así de triste. Es uno de esos “ovejunos” que están felices de que les robe Pujol, de aquellos que habrían sido capaces de salir con carteles que dijeran aquello de “Pujol, yo te perdono”, solo por el hecho de que el que les robaba era el auténtico padre del separatismo.

Pujol, el fulano que se puso a fomentar el asunto separatista como un loco cuando se dio cuenta de que el punto de latrocinio al que había llegado era tan descarado que ya le iba a ser imposible ocultarlo. Y personajes como Mainat tan felices justificando que uno de los políticos más ladrones de la historia de España, sino el que más, los haya robado cuando es igual de malo que te robe uno o que te robe otro.

Caradura impresentable. Pesetero que no ha tenido pudor alguno en forrarse a costa de los que odiaba. Personajillo de tres al cuarto que no tiene ni una neurona sana  y que lo único de lo que anda sobrado es de una caradura y de una desvergüenza vomitiva e insoportable. Cara de pez…

1 Comentario

Comments are closed.