sorprende
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

La vida a veces nos trae sacudidas que según sean y de quien vienen nos sobresalen, otras nos sobresaltan y algunas nos quedamos como estábamos ante de enterarnos. En lo que va de verano nos hemos enterado de los dimes y diretes sobre toda celebrity que se tenga por nombrar y los politiqueos de unos y de otros, es más, como antes se decía, ahora llegan las serpientes de verano, que no son ni más ni menos aquellos culebrones a noticias irrelevantes o sorprendentes que publican algunos periódicos y en algunos casos para llenar sus páginas durante las vacaciones de verano, cuando la mayor parte de los políticos se encuentran de vacaciones y no se producen sucesos ni noticias interesantes. Es la demanda la que nos traen noticias, algunas subidas de tono, pero viendo de quien viene la noticia no me sorprende dada la espontaneidad y sinceridad que profesa la que atesora esta noticia.

Esta, la locuaz y vivaracha Rosa López, la de Operación Triunfo, algunas veces no hay que hacerle caso, dada la valentía sana que derrocha esta andaluza cuando dice esta boca es mía. Esta lozana andaluza, a sus 38 años, derrocha juventud, su gracejo y léxico de su tierra, nos deja a veces con la boca abierta, cuenta que cuando salió para la operación triunfo no sabía nada del mundo. Yo siempre que sale en la tele, espero hasta el último momento que se va de la escena, ya que siempre sus jugosas frases nos dejan un final no esperado.

Que conste que no he visto el programa de “ven a cenar conmigo”, donde he leído en un periódico deportivo los vaivenes y comentarios de estos comensales en este programa televisivo. Donde en letras más tarareadas entre los placeres de las viandas y los supuestos chisporroteos de los vinos y las buenas conversaciones y versátiles que hay en toda comida, sale a relucir casi siempre una voz más que otra y como he dicho antes, la Rosa que todos conocemos dijo estas palabras en uno de los cacareos “Yo necesito contacto físico y que me empotre contra la pared”. A esta frase le decía la anfitriona de esa cena la sugerente Raquel Mosquera ante estar con un hombre africano. Y esta seguía diciendo “Si salimos juntas por ahí, te prometo que alguno cae”. Si lo hubiera dicho el único hombre que estaba en cena, que va por ahí con un colega y alguna cae, estarían todos los telediarios y las propagadas feministas rebozando de palabras como: machismo, objeto sexual, etc. Pero lo dice una tía y no pasa na”.

Lo sustancial de esta frase” Yo necesito contacto físico y que me empotre contra la pared” no lo comento por el valor intrínseco e individual de Rosa López de quien manejó esta frase. Al principio creía que formaba la palabra “empotre” del tesoro gramatical que tiene mi tierra andaluza”. Mirando en el diccionario de la lengua española me ha dejado boquiabierto de las sinonimias que pudiera tener y tiene este vocablo, ahí tenemos algunos de los sinónimos: encajar, meter, alojar, clavar e introducir entre otros. Dejando este verbo atrás y todos sus acompañantes y sus afines aparejados, me viene a la memoria que en esta cena habría otras conversaciones, pero estas que se colocan primordiales, dieron una sustancial asistencia, estoy seguro, de las conversaciones que mantuvieron en dicha cena.

La franqueza y con la sencillez a sus palabra entreverada de ”Rosa de España“ como se le ha llamado en numerosísimas ocasiones, todo ha sido, seguro a no equivocarme, al momento crucial de esa cena televisiva, a la amistad de palabras amigas y lo más circunstancial de todo, que conocemos a Rosa López demasiado bien como para señalar a esta mujer que dicho sea de paso estaba feliz en esa cena, y cuando uno o una como en este caso, la vida debe seguir y no ser más tiquismiquis. A esta altura de la vida nada ni nadie me sorprende. ¡Ah! se me olvidaba, estoy deseando que la serpiente de verano pase sigilosamente de nuestro lado.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Me parece sencillamente PATÉTICO, Y DE VERGÜENZA AJENA, que dos mujeres españolas, blancas, pierdan las bragas -suponiendo que lleven-, porque “las empotre” un negro…
    Les ha faltado decir que porque la tienen más grande, o más gorda, o por lo menos eso dicen.
    El saber estar, la inteligencia, la conversación, las aficiones mutuos, el afecto, el respeto, Y HASA EL AMORA, todo eso por lo visto se la trae al pairo.
    SU COÑO ANIMAL LES PIDE QUE LAS EMPOTREN, Y LO SUELTAN, TAN FRSCAMENTE. Y ES QUE SON UNA PAREJA DE FRESCAS, Y DIGO FRESCAS POR NO DECIR PUTAS.

Comments are closed.