Vox y Cs

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Las continuas desavenencias y afán de protagonismo de dos formaciones políticas, Vox y Cs, están originando que las candidaturas de los gobiernos autonómicos de Madrid y Murcia, pudieran fracasar en una primera vuelta, posibilitando que la izquierda pudiera ver abiertas sus opciones de gobierno en alguna de estas dos Comunidades.

Plazos de ultimátum, acusaciones de insultos entre sus diputados, exigencias subidas de tono como portavocías de gobierno, consejerías de Hacienda o de presidencia, rechazo a salir en una foto que escenifique cualquier acuerdo a tres, hasta el punto de que en el caso de Navarra, UPN ha tenido que escenificar dos fotos distintas para hacer ver diferencias entre lo firmado con Cs, coalición electoral o lo firmado con el PP, listas conjuntas, hacen que los ciudadanos españoles contemplen con asombro, un espectáculo lamentable que resta credibilidad a la política y a la democracia.

Ambas formaciones que se comprometieron con los electores a imposibilitar gobiernos de izquierda en estas comunidades, desde que comenzaran las negociaciones, no han hecho otra cosa que poner trabas al buen desarrollo de las mismas, con triquiñuelas políticas, negativas a firmar documentos de acuerdo, aunque la realidad política nos dice que ambos partidos, están utilizando este juego ajeno a los intereses de los ciudadanos, para ocultar sus crisis y desavenencias internas.

En el caso de Cs,  está crisis interna en la que dimitieron cuatro de sus dirigentes por considerar que la formación que preside Albert Rivera debe abstenerse en la investidura de Sánchez, se cerró con la celebración de su Consejo Nacional, en donde su líder abrió la puerta a los críticos para formar un partido, se agrava con las insinuaciones de la prensa madrileña y de algunos comentaristas, que acusan a Aguado de no tener controlado su grupo parlamentario y dejan entrever un posible “tamayazo”.

En cuanto a la formación verde De Santiago Abascal, Vox no quiere otra cosa que hacerse valer ante el ninguneo de Cs a sus líderes, además de intentar parar la sangría de votos y escaños que, según las encuestas, podría sufrir en el caso de una repetición de elecciones generales, en donde de 24 podrían bajar a 8 escaños en el Congreso.

Por otro lado, parece que la crisis interna que ha originado las declaraciones de su presidente en Andalucía Francisco Serrano, por sus declaraciones ante la” sentencia de la Manada”, unido al hecho de haber pedido una baja de 30 días al parlamento andaluz, que puede ser la antesala de su salida de la vida política. Aunque este no es el único caso de crisis interna en Vox, en donde existen problemas con sus concejales de El Ejido y con un revuelo interno en Cantabria por los nombramientos internos de su cabeza de lista en la Asamblea Regional.

Estas situaciones internas que se traslucen en desacuerdos a la hora de firmar pactos de gobernabilidad, están generando incredulidad, asombro y enfado en parte de la sociedad española, que empieza a sentirse “estafada” por las actitudes de estas formaciones.

En el caso de los “naranjitos” cabe preguntarse si su actitud de sectarismo hacia Vox, no trasluce un desprecio hacia una formación que necesita para gobernar,  rechazando que sea democrática, cuando lo cierto es que ambas se necesitan para cumplir con lo prometido a los electores y su promesa de impedir gobiernos de izquierdas en las comunidades y ayuntamientos, mientras que a Vox, cabría preguntarle que si “amor a España”, es posterior a sus promesas a los españoles dificultando unos gobiernos deseados, votados y exigidos por los españoles.

Ciertamente, estas formaciones pertenecientes a “la nueva política”, empiezan a ser un obstáculo tanto para la gobernabilidad como a los intereses de los españoles, que nuevamente podrían volver a ese vilipendiado pero parece que efectivo sistema del bipartidismo, después de que en 2015, este formato de partidos de gobierno saltara por los aires, imposibilitando gobiernos de mayoría de absoluta y generando una atomización de la política, que está resultando inútil por causa de “egos personales”.

Lo real es que la política está hecha un “jolgorio de egos”, los españoles estamos cabreados por la actitud de los políticos y mientras tanto, a esperar que cante la cigarra para saber si hacia Santiago Apóstol, España tiene gobierno o por Los Santos, allí en Noviembre, tendremos que ir a las urnas para “más de lo mismo”.

Como diría mi abuelo, un viejo Vasco inteligente: “A pesar de todo, España es cojonuda”.

1 Comentario

  1. La política, amen de que Cs es bastante más responsable que Vox, de lo que está ocurriendo, por su chulería y desprecio hacia los votantes de una fuerza política tan legal como la suya se ha convertido en un negocio de busca-cargos en lugar de solucionar los problemas de los ciudadanos. Tendrán cuatro años de “figureo” y de “mamoneo” pero el final de su ambición tiene fecha de caducidad.

Comments are closed.