Mentiras de muchos usuarios de redes sociales

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Más razón que un santo

No hemos podido evitar reírnos a carcajada limpia tras la lectura de un tuit escrito por el tuitero @rafaelcerro a través de su cuenta de Twitter. Y es que el tuit en cuestión refleja la cruda realidad de muchos usuarios de redes sociales que venden una historia personal o laboral que solo es verdad en sus cabezas.

En muy pocos caracteres, muchos menos de los que permite la red social del pájaro azul, Cerro pega un sonoro bofetón a esa parte de la sociedad que pretende vender no se sabe muy bien qué y a no se sabe muy bien quién y con unas intenciones que solo conocerá el protagonista.

En las redes sociales todo el mundo es muy feliz, muy sabio y, sobre todo, tienen una fuerte personalidad alabada a diario por quien conoce personalmente su día a día. Un autobombo de muchos cuyas vidas reales carecen de aliciente alguno y pretenden convertir las redes sociales en su vía de escape, en su huída de la realidad.

Ayer leía en algún medio que, en unos años, el 70% de las relaciones amorosas no comenzarán cara a cara, se hará todo a través de internet. Es decir, aquello de ligar en un bar, en una discoteca, en el cine o en un parque, se va a acabar. Esas sensaciones, esos nervios que se sentían cuando ibas a hablar con alguna chica y comenzabas con frases sin sentido como pedir fuego, o pedir un baile, se van a acabar.

Y la imagen evidente de todo ello la representa, bajo mi punto de vista, no solo lo que comenta Rafael hoy en esa especie de idealización de uno mismo que es lo que es una biografía de una red social, lo representa, también, esa imagen de la gente que va en patinete eléctrico por la calle, unos centímetros por encima del resto del mundo, que parecen una especie de autómatas que solo mira al frente con caras de circunstancias ignorando al mundo que les rodea que, pobre de ellos, se desplazan de un lugar a otro con esa anticuada costumbre a la que se le conoce con el nombre de andar o caminar.

Estoy completamente de acuerdo con el tuit de @rafaelcerro, nos estamos convirtiendo en una triste sociedad que vende felicidad artificial y logros personales totalmente inexistentes. Es decir, una sociedad en la que se miente como cosacos.