ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Leer a esta gentuza produce un asco absoluto

Se llama Ángel, en Twitter @Angel9deJunio, en su biografía dice ser “Politòleg que no exerceix com a tal. Català nascut a Sevilla. Indepe, sindicalista i compromès amb les bones causes”, (politólogo que no ejerce como tal. Catalán nacido en Sevilla. Indepe, sindicalista y comprometido con las buenas causas), o lo que es lo mismo, un auténtico engendro.

Pues bien, el tal Ángel, separatista catalán nacido en Sevilla, ha hecho una de las comparaciones más aberrantes, odiosas y asquerosas de las que hemos podido leer en Twitter en los últimos años. Compara a Ortega Lara con su secuestrador y viene a decir que si una persona inocente es secuestrada por un delincuente durante un año y medio y el delincuente es condenado a 22 años por ello, que total, 22 años comparados con el año y medio de secuestro en un zulo le parece suficiente y se pregunta sobre qué es lo que le puede parecer mal a la gente. Así, con un par…

Claro que a él le parece perfecto que, una vez fuera de la cárcel, el delincuente sea homenajeado en su pueblo como un auténtico héroe. Pero lo que parece aún peor es que amebas, como este tal Ángel, no sean capaces de empatizar con la víctima y sí lo hagan con el delincuente, como si fuera obligatoria para un separatista catalán nacido en Sevilla pensar así.

Es una auténtica aberración lo que muchos escriben por ahí. Habría que preguntar a este ciencia lo que habría pensado si el secuestrado hubiera sido su padre o él mismo. Porque esta gente tan sumamente corta es incapaz de ponerse en el lugar del otro e imaginar el sufrimiento que supone estar encerrado durante año y medio, mucho más si tenemos en cuenta que el secuestrado es alguien que no había hecho nada.

Pero si la falta de empatía no fuera suficiente, lo peor es que lo hacen por pura ideología, sin más. Dada su forma de pensar, son incapaces de atreverse a mostrar cierta simpatía por quien sufre solo porque no piensa igual que ellos. Y eso es lo peor, porque lo hacen en primer lugar porque no se atreven y en segundo porque es lo que dicen que tienen que pensar los que piensan como ellos. Sujetos como este tipo se deberían pasar encerrados en el zulo en el que estuvo encerrado Ortega Lara una hora. No más, no lo soportarían, están demasiado huecos por dentro y en el fondo no son más que pobres gregarios sin cabeza. Ni piensan por ellos, ni tienen criterio propio, ni lo tendrán nunca.