Pagafantas Twitter

ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

El niñato va de “guay”

Hoy nos hemos encontrado con un tuit en Twitter del típico “pagafantas” que anda loco por la música, por un retuit y por pillar “cacho” a la mayor brevedad posible. El chico, que lleva camino de recibir collejas a diario, ha escrito lo siguiente a través de su cuenta de Twitter: “Qué putísimo asco damos los tíos de verdad“.

Y uno, al leer esto se queda completamente alucinado de que sigan existiendo pipiolos así por el mundo. En primer lugar solo se me ocurre contestarle que si él se da asco, es cosa suya pero que no generalice. Y es que para ver el asco que da no hay más que leer su tuit porque no se puede ser más simple y buscar la fama rápida de una forma más patética.

Y la fama la ha encontrado, vaya si la ha encontrado porque el cachondeo generalizado que ha provocado ha sido de los que hacen época. Las risas se oyen hasta en la China. Y es que habría que decirle al chaval que hay mejores formas de ligar porque a las mujeres les gustan bastante los “pagafantas”, pero como amigos y como consejeros. Un “pagafantas” tiene muy poco futuro, sobre todo en el ligoteo.

Por otro lado, si lo dice convencido de lo que dice es que no se entera de nada. No se entera de lo que están pasando muchos hombres, ex-maridos y padres que están siendo denunciados en falso y que, por el mero hecho de ser denunciados por una mujer, pasan más de una noche en el calabozo. Es decir, el chico no se entera de nada.

Ya nos hemos puesto serios con él y ahora nos ponemos mucho más serios. La vida suele ser bastante “cabrona” y el Karma aparece donde menos te lo esperas. Si hoy lee estas líneas se cabreará pero si mañana tiene la desgracia de caer en las manos de ese tipo de mujer que busca machacar a su ex-marido con una denuncia falsa, se acordará mucho de esto que escribimos y de la tontería que ha escrito él.

Un poco menos de televisión. Un poco menos de postureos. Un mucho más de criterio propio y de inteligencia. Pero un mucho más, un muchísimo más, de amor propio y respeto por uno mismo.