Tania Sánchez ministra
Tania Sánchez

ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

La izquierda vive instalada en la Ley del Embudo

Resulta llamativa la crítica habitual de la izquierda hacia la monarquía. Que si es hereditaria, que si no se vota, que si solo por ser hijo de acaba convirtiéndose en Rey… Pero resulta que eso es exactamente lo mismo que sucede en Podemos. Y no solo eso, se vota, se somete a la opinión de las “republicanas” bases y votan que sí.

Podemos ha pasado, en pocos años, de ser un partido político a ser un partido familiar. Para ser más exacto, de la familia Iglesias Montero, es un partido que podía pasar a formar parte de asociaciones empresariales familiares porque al menos eso es lo que demuestra el tándem que lo dirige, Pablo e Irene.

Pero por si esto fuera poco, hay que aguantarles, además, que den lecciones de feminismo, de mujeres que luchan sin ayuda mientras Irene Montero está llegando a las más altas cotas de la política española, puede llegar incluso a ser ministra, por el mero hecho de ser la mujer del líder del partido. Si cualquiera de los lectores se pregunta ahora qué habría pasado si esto mismo lo hubiera hecho otro partido, no hace falta que busquen respuestas, la respuesta la da el mismísimo Pablo Iglesias. Esta era su opinión sobre Ana Botella.

Y la que nos da una especial pena en estos días no es otra que Tania Sánchez. ¿Quién le iba a haber dicho a ella en aquel marzo de 2015 que si no hubiera roto con el “macho alfa”, podría haber sido ella la que pudiera haber optado a dirigir Podemos y a tener la oportunidad de ser ministra.

Se ha quedado a cuatro años, dos embarazos y una mansión en Galapagar. Una pena, una verdadera pena…

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL