Alberto Garzón Miserable

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Ya no es ni segundón

Alberto Garzón tiene una carrera política muy clara desde el mismo momento que aceptó la fusión, por demolición de su partido, con Podemos. Su partido se iría al garete pero él iba a hacer todo lo posible por mantenerse de por vida viviendo de la política, ocupando el puesto que fuera, le da igual.

En la pasada legislatura se podría decir que la función de Alberto Garzón fue la de calentar su escaño durante todos los días en los que hubiera plenos en el Congreso. Solo levantó el cerebro de su asiento para servir un café a Iglesias o para hacer de “aplaudidor” como si se tratara de un componente del público de Sálvame diario. Algún aullido, mucho aplauso y oír, ver y callar.

El único lugar en el que protagoniza algo es en su cuenta de Twitter, y eso a veces, porque también hace de “reutietador” del jefe y señora o de quien le mande en ese momento. La falta de criterio propio del comunista es preocupante y sobre todo debería serlo para él siendo, como es, un tipo tan joven.

Normalmente adopta la línea marcada por el partido y no se sale del guión ni un milímetro, no sea que vaya a acabar como la mayoría de los miembros de su partido de origen, teniendo que buscarse la vida como una persona normal. De vez en cuando tiene que escribir algo llamativo para ir de malote, aunque siga evidenciando poco cerebro, para que se hable de él y la gente piense: “mira, si todavía sigue ahí”.

Y uno de los últimos que ha escrito ha sido el que ha dedicado a Ciudadanos tras las agresiones sufridas en el pasado fin de semana en el “Orgullo”. El tuit es tan sumamente miserable y asqueroso que se define por sí mismo. Por cierto, este es uno de los que año tras año recuerda al Ché Guevara y le dedica un cálido homenaje a través de su cuenta de Twitter.

Qué morro tienes, Alberto. Eres un impresentable.

1 Comentario

Comments are closed.