Sánchez

ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Por segunda vez en 48 horas, el candidato a la Presidencia del Gobierno Pedro Sánchez Perez Castejon, dimanado del resultado de las elecciones generales celebradas el pasado 28 de abril, ha recibido el rechazo del Congreso de los Diputados a su candidatura.

Después de una semana parlamentaria y política de esperpento, en donde la formación del gobierno de España se ha convertido en una especie de subasta de trofeos, en los que los ministerios eran algo así como fichas de “partida de pocker” en la que se repartían la gobernabilidad del estado, según fueran negras o rojas, grandes o pequeñas según conveniencia, la izquierda junto con la extrema izquierda, partidos nacionalistas Vascos, independentistas Vascos y catalanes, han dado a la sociedad, uno de los espectáculos más deplorables de los 40 años de democracia, sin respetar tan siquiera la tribuna del parlamento en el transcurso de una sesión plenaria.

No ha sido cuestión de programas, de acción de gobierno, de presupuestos, todo el eje de negociación de la formación de un gobierno que iba a regir los destinos de 47 millones de españoles, solo se ha basado en puestos de gobierno, de nombres de ministros, vicepresidencias.En definitiva, hemos visto como los representantes de 165 escaños del actual parlamento, sin tener en cuenta el mandato dado por los ciudadanos, solo han luchado por el poder, por ver de qué manera ocupaban el estado, para ejecutar unas políticas que no solo eran dañinas para España, sino que asustaban a una gran mayoría de los ciudadanos españoles.

Hoy muchos españoles, en este día De Santiago, Patrón de España, se han sentido aliviados porque el gobierno que parecía ya inminente, no ha salido. Miedo a sus actos, miedo a la manera de ejercer el poder, miedo a que las decisiones de un gobierno, fueran el camino a épocas pasadas recientes, en donde la quiebra y la ruina, estuvo tocando la puerta de este país llamado España.

Miedo junto a la preocupación, han sido las palabras y sentimientos de millones de españoles que durante estos días han visto las palabras, hechos y actuaciones de quienes pretendían gobernarnos con nuestros votos, pero sin tener en cuenta las necesidades de los españoles, sino cubrir sus intereses personales, teniéndonos enfrente de las televisiones con nada de esperanza, poca ilusión y susto hacia el futuro.

Aunque queda una posibilidad de que esto se repita hasta el próximo 24 de septiembre, es muy posible que los españoles seamos llamados a las urnas para decir o aclarar las posiciones de quienes nos deben gobernar en el futuro, de la manera que nosotros decidamos, razón por la que lo que resulte, no solo será responsabilidad de los políticos sino nuestra como ciudadanos y demócratas,

Vayámonos de vacaciones después de haber vivido un año duro, pero en el que este episodio político de “susto o muerte” y tengamos un ratito cada día pensando que queremos para esta nuestra España, sin olvidarnos que todo voto es importante, todo voto es necesario, pero que el voto es el instrumento que hace de una nación próspera, de un gobierno fuerte y de una democracia sólida.

Nos vienen acontecimientos complicados en septiembre como la sentencia del Proces, la gobernabilidad de la Comunidad de Madrid, que algunos no quieren que se produzca con “su sonrisa de amor a España”, una Diada de Cataluña posiblemente difícil y una España que, con esta investidura, ha estado a punto de salir dañada, pero que como siempre, ha resistido el embate. Disfrutemos, pero con responsabilidad, pensemos, pero con objetividad respecto a lo que queremos para España y, sobre todo, no nos lamentemos después de lo observado. Hemos visto las orejas al lobo.