Charnegos separatismo catalán

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Otra cobarde fugada

Iba de valiente, de antisistema, de agresiva defensora de la República no existe, idiota, pero en cuanto las cosas se pusieron feas gritó “pies para qué os quiero” y salió huyendo como alma que pierde el diablo.

Poco después nos enteramos que el país al que había huído, la valiente, era Suiza y, otra vez poco después, volvió a aparecer para pedir “viruta” a los fieles porque las cosas estaban complicadas en Suiza y no encontraba trabajo. Unos días antes de celebrarse las pasadas elecciones autonómicas le visitó su amigo, David Fernández, y publicaron un vídeo pidiendo el voto para el independentismo en el que se les “escapó” que Gabriel ahora vive en Ginebra, la ciudad, no la bebida.

Unos meses antes había informado que finalmente, y tras haber recibido varios portazos, había encontrado por fin un “trabajo estable”. Según ella trabajaba para un despacho de abogados laboralistas de Ginebra pero ni conocemos el nombre del despacho y ni siquiera figura en el registro de abogados de Ginebra. Es decir, dice que vive de ello pero no consta en ningún sitio que esto sea verdad.

Por lo tanto, en el caso de Anna Gabriel surgen muchas dudas sobre cómo consigue sobrevivir en Suiza. Dice tener trabajo pero en ningún sitio figura que sea así. Por lo tanto surgen las dudas sobre si esta activista antisistema vive de la caridad de algún militante o de la generosidad de alguna empresa afín a la causa.

El caso es que ahí sigue, como si la cosa no fuera con ella, con un piso alquilado en Ginebra que, por muy modesto que sea, no puede ser barato y sobreviviendo de no se sabe muy bien qué y no se sabe cómo. La nueva pija de los antisistema independentistas.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

4 Comentarios

  1. Vivirá, y opíparamente, por cierto, de los miles de millones ROBADOS A ESPAÑA POR LOS SEPARATISTAS, con la ayuda del imbécil, inútil e inefable MONTORO, la rata fiscal.
    Y se dedicará a sus “bollos”, supongo…

  2. Son agitadores profesionales.
    Viven de reproducirse entre ellos y de las subvenciones pujolisticas catalofonicas.
    Unos macarras autonomicos para más señas.

Comments are closed.