estado de derecho

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Desde que era muy pequeño, me llamó la atención, lo vi en algún documental, en alguna serie e incluso en alguna película, las quejas de colectivos de la época, considerados como razonablemente justo, con la forma de actuar que tuvo el poder jurídico en la Alemania pre-nazi. De cómo este se había doblegado ante toda clase de injusticias efectuadas por el III Reich y que a la postre dio lugar al desastre que todos conocemos. Puede que tuviera algo que ver, que mi padre leyera diariamente “la tercera de ABC”, y que la amistad y complicidad que tenía conmigo, influyera en mi persona a la hora de entender y comprender ciertos aspectos de la vida.

En España y desde los Reyes Católicos hasta nuestros días, la justicia ha dejado mucho que desear. Siempre, los poderosos han tenido un plus sobre esta, a la hora de dictar sentencia. A pesar de todo, cuando así sucedía, todas las personas con un mínimo sentido de la verdad y de la justicia, se sentían, cuando menos, incomodados. Quizás esa sea la razón por la que esta tierra ha sido cuna de tantos valientes, héroes y en general gente extraordinaria, “la necesidad crea la virtud”.

Con la llegada de Zapatero al gobierno de España, algo cambió de forma muy grave, pero a peor. Pequeños colectivos que con anterioridad le torcían la mano a la justicia, han dejado paso a un sector muy importante de nuestra sociedad, a la que después de muchos años de haberla vaciado de los principios éticos y morales que había logrado una sociedad razonablemente justa, se sienten en posesión de la verdad y de la justicia. Expulsando o estigmatizando, a todo el que no piense como ellos. Su verdad se hace ley y ¡hay del que no quiera rendirse ante ella!

Con la implantación de la Ley de Violencia de Género, ley de la que estoy convencido que busca algo mucho más oscuro de lo que aparentemente pretende, se ha desbordado la piedra angular de cualquier estado de derecho así como de todas las “Cartas de Derechos Humanos” consensuadas hasta la fecha; es “la presunción de inocencia” también presente en el articulo veinticuatro de nuestra constitución, de la misma manera que se vulnera el artículo catorce de la misma en la que se dice “que no se podrá discriminar por razón de sexo”. Que los políticos propongan cosas como estas, en general solo buscan el voto, pase. Pero que juristas con gran formación y reconocido prestigio en este campo miren hacia otro lado, cuesta más entenderlo.

En el gobierno de España, hoy en funciones, participa alguien con unos conocimientos jurídicos que el III Reich no tuvo, un jurista, hasta no hace mucho, de gran prestigio. El éxito o el hecho de que su estirpe, probablemente, no tenga continuidad, quizás sea el motivo de la deriva mostrada. No han pasado desapercibidas las declaraciones de este ministro, máximo responsable de proteger la convivencia interna y el respeto a la legalidad, justificando la actitud absolutamente fascista, que ha tenido cierto colectivo, hacia un partido absolutamente legal y democrático, aunque veleta, a la vez que acusaba a otro partido de limitar los derechos humanos. No dejaré pasar el apoyo a su vez a este señor de la máxima hooligan del PSOE, desconozco si tiene otras cualidades, que acusaba a este último partido de homofobo y machista.

Desgraciadamente, no es el único hecho en que actitudes de este tipo no son castigadas desde los órganos judiciales e incluso son justificadas desde el poder mediático. Muy al contrario, se suceden con demasiada frecuencia y cada vez más a menudo. Los que no participamos de la verdad que nos quieren imponer, tenemos un grave problema. Así que termino con la célebre frase de Edmund Burke: “Para que el mal triunfe, solo se necesita que los hombres buenos no hagan nada”

También te puede interesar...


Otras sugerencias



Artículo anteriorDos no riñen, si uno no quiere
Artículo siguiente¿Madrid se merece gobierno?
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.