ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

El deterioro físico de Iñaki Urdangarín

Según publican varios medios como ‘Vozpopuli’ y ‘El Español’ la infanta Cristina habría sufrido una fuerte crisis de ansiedad tras el último vis a vis con su marido en la cárcel de Brieva (Ávila).

Al parecer, y según las mismas publicaciones, ese ataque de ansiedad fue debido al gran deterioro físico sufrido por Urdangarín tras su anterior visita, más triste, delgado y desmejorado.

No debe ser la primera vez que la infanta sale en ese estado tras las visitas que realiza a prisión, aún no se acostumbra a verle encerrado, pero en esta ocasión el desánimo de la infanta se agudizó hasta tal punto que tuvo incluso que ser atendida por los médicos puesto que temía sufrir un infarto.

Iñaki Urdangarín fue condenado por el Tribunal Supremo a cinco años y diez meses de prisión en la sentencia que se dictó por el caso Noos. El ingreso en prisión en la cárcel abulense de Briva se produjo el pasado 18 de junio de 2018, por lo tanto lleva poco más de un año.

A nadie le gusta ver a la gente sufrir, ni a la infanta Cristina ni a su marido, pero parece que, tras ser probado en sentencia judicial, a Urdangarín poco le importó en su momento el sufrimiento que pudiera causar con sus acciones y las tremendas consecuencias que todo ello ha tenido para su familia política e incluso para su propia familia.

Lógico que estando acostumbrados a otro tipo de vida ahora estén sufriendo lo que están sufriendo, pero hay algo claro, si Urdangarín está ahí es por algo y al final la condena ha sido bastante menor de la que se suponía. Un delito como el cometido por Urdangarín siempre es grave, pero en su caso mucho más puesto que no tenía, por su holgada posición, necesidad alguna real de cometerlo. Una pena, pero así es la vida.

1 Comentario

  1. Decía Concepción Arenal. ODIA EL DELITO, Y COMPADECE AL DELINCUENTE.
    Y eso mismo hago yo.
    Compadezco a ambos delincuentes, a él y a ella, pero lo siendo, sobre todo, POR LOS HIJOS, víctimas inocentes de esta triste situación.
    ¡Al fin y al cabo, solo hacían lo que les había enseñado EL DEMÉRITO, diho EL EMÉRITO!

Comments are closed.