Arturo Fernández

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

La relación de los abuelos con sus nietos es muy especial. Y Arturo Fernández también era abuelo y tenía una relación muy especial con sus nietos, como queda demostrado con esta emotiva carta que Sandra, la nieta de Arturo Fernández, leyó a su abuelo. Una carta que emocionó a todos.

«Querido abuelo:

Quería escribirte una carta porque, como bien dices tú, es algo superbonito que antes se hacía y que se ha dejado de hacer. Y quiero aprovechar para escribirte y recordarte todas las infinitas cosas que admiro de ti. Primero de todo, admiro el hecho de que seas un hombre de familia, un artista, un padrazo… Un hombre que ha salido adelante viniendo de una situación familiar muy dura. Un hombre que se ha desvivido por toda su familia desde el primer día, procurando siempre que no nos faltase nunca de nada. Un hombre sabio que siempre ha sabido lo que decir ante cualquier situación, que siempre ha sabido el consejo que dar. Eres un hombre al que describir como generoso sería quedarse corto. Un hombre que ha sabido sacar millones de sonrisas, por no hablar de carcajadas; que siempre ha sabido dar su opinión y decir lo que pensaba sin importarle lo más mínimo el qué dirán. Un hombre auténtico, atento y cariñoso. Un buenísimo amigo de sus amigos. Un símbolo de la elegancia y la clase. Y sobre todo, mi mayor ejemplo a seguir.

Añado: Has sido la fuente de unión más fuerte de toda nuestra familia y sé que lo seguirás siendo siempre. De ti, he aprendido mucho, pero sobre todo que el tiempo pone a todo el mundo en su sitio, que la vida es muy larga y que hay tiempo para todo, que todo tiene su momento, que antes de querer a alguien tienes que quererte a ti mismo, porque primero vas tú, luego tú y después tú, que en esta vida no te regalan nada, todo hay que ganárselo, pero, sobre todo, que con esfuerzo, trabajo y empeño, uno puede conseguir cualquier cosa que se proponga. Estoy orgullosa de la persona que eres y de todo lo que has alcanzado y conseguido, y sólo espero poder hacer que te sientas igual de orgulloso de mi algún día.

Te quiere y te admira tu nieta, Sandra».