ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Este es el principal motivo por el que el feminismo no protesta donde de verdad hace falta

Sucedió hace unos tres años en Pontoise (Francia). Dos activistas feministas de Femen irrumpieron en un centro donde se estaba celebrando una conferencia de musulmanes. Las dos activistas aparecieron de repente en el escenario con el pecho descubierto, como es habitual en este grupo, y rápidamente los miembros de seguridad y algunos de los participantes de la conferencia se las llevaron en volandos, llegando a ser golpeada y pateada al menos una de ellas.

Las activistas de ‘Femen’ sí estaban, en este caso, donde debían estar: protestando ante un auditorio en el que, no solo considera a la mujer como alguien inferior, también se llega incluso a justificar el maltrato contra ellas e incluso aberraciones aún peores.

Hay que tener mucho valor para hacer lo que hicieron estas dos chicas, solo dos, y plantarse como se plantaron ante esta gente, pero claro, para eso hay que ser muy valiente y las de ‘Femen’ en particular y el feminismo en general, solo son valientes donde no se las necesita. Allí donde la mujer sí necesita ser protegida no aparecen, porque no se atreven, ya que recibirían exactamente el mismo trato que recibieron estas dos chicas.

En el caso del feminismo sucede como en otros muchos casos, por ejemplo el del colectivo LGTBI. Solo se atreven a manifestarse en los lugares donde se les ve con absoluta normalidad, como es el caso de España, y no en lugares donde de verdad se les necesita. Es una simple cuestión de postureo y de intentar buscar problemas donde realmente no los tienen. La subvención es la subvención y de vez en cuando hay que justificarla.

 

1 Comentario

Comments are closed.