Omar Montes Supervivientes

ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

De cualquier sitio se puede sacar una lección positiva

Uno de los rasgos más característicos de la estupidez es que, quien la padece, es el único que no se entera de que la tiene. Desde el primer momento en el que uno es consciente de sus limitaciones es cuando esa enfermedad comienza a curarse. El filósofo griego, Sócrates, nos dejó dos frases que podrían definir a Omar Montes tras su paso por ‘Supervivientes’: “Sólo sé que no se nada” y “La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia“.

Y esa es una lección que nos ha dado a todos el vendedor de ‘Supervivientes‘ tras su paso por el concurso. Omar debía competir con los otros dos finalistas completando un puzzle para poder construir unas escaleras con unos tablones de colores y poder así escalar una pirámide. Omar no consiguió hacerlo y a pesar de su victoria final eso le produjo una gran frustración.

Esperando la llegada de sus abuelos y ante la cara del vencedor, que no reflejaba felicidad, fue preguntado sobre lo que le pasaba contestando Montes lo siguiente: “Pues qué me va a pasar. Que he hecho 25 juegos de puzles y todos los he perdido. Hoy me he dado cuenta de una cosa: tengo la inteligencia justa para pasar el día. No me llega. Soy malísimo, soy idiota. Lo siento, soy gilipollas“.

Y esto lo hizo ante el estupor de millones de espectadores que estaban viendo el programa. Y en esos momentos Omar, aunque quizás no se diera cuenta, dio una tremenda lección a todo el mundo, a toda esta sociedad dominada por la vanidad. Estaba demostrando, no esa estupidez que decía tener y que tanto le entristecía en esos momentos, estaba demostrando su tremenda inteligencia y su humildad, las dos principales razones que le han hecho vencer en este programa.

Porque todos admiramos que una persona sea capaz de reconocer algo así pero somos muy pocos los que lo haríamos y menos en público. La inteligencia no se mide en títulos o carreras, hay mucha gente titulada y que es tremendamente gilipollas, la inteligencia se mide en frases como las que nos dejó Omar, que demuestran una gran humildad y también una gran inteligencia.

Este chico llegará lejos. Y no será por haber sido novio de la hija de Isabel Pantoja, por sus canciones o por ganar ‘Supervivientes’. Llegará lejos porque él es el primero que conoce sus propias limitaciones y es evidente que las sabe gestionar. Siendo consciente de esas cosas no habrá nada que se le ponga por delante.

1 Comentario

  1. En el caso de este moro charlatán y embaucador vendepeines para calvos no es “modestia” es realidad absoluta.
    El ADN es implacable. Y el sigue en Taqya. Timando a los idiotas, que son muchos por lo que se vé.
    Fiarse de este tipo sólo da una idea del intelecto de quien lo hace.

Comments are closed.