demagogo de Sánchez

ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Ayer Pedro Sánchez nos regalaba otro de sus habituales ejercicios de demagogia y populismo barato; esta vez a cuenta de la eutanasia. Decía el inquilino del palacio de La Moncloa lo siguiente: «Un millón de firmas para despenalizar la #eutanasia. Se trata de una demanda social que la política debe escuchar. Llevamos tiempo trabajando para reconocer este derecho y seguiremos hasta lograrlo. España debe dar este paso. Avanzar en libertad, dignidad y derechos civiles». Y destaca el hecho de que se haya recogido un millón de firmas.

Según el demagogo de Sánchez el hecho de que un millón de firmas hagan esa petición de legalizar la eutanasia es un hecho a tener en cuenta y una demanda social que la poítica debe escuchar, obvia el secretario general del PSOE a los 3,2 millones de españoles que, mediante su firma, han solicitado para el mantenimiento de la prisión permanente revisable, unas firmas verficadas y entregadas en el Congreso de los Diputados. (La estupidez de una sociedad que considera la eutanasia como un signo de libertad cuando es una medida económica)

Solo con mirar los números debería estar claro qué petición tiene más demanda social, pero claro, eso a Pedro Sánchez le importa muy poco, porque él no atiende a las demandas sociales, a lo que quiere la gente, él y el PSOE solo miran a sus propios intereses y se limitan a utilizar a la gente para lograr sus objetivos políticos.

Que el demagogo de Sánchez no nos tome más el pelo, que no nos trate como a lelos y que no se esconda detrás de “demandas sociales” para imponer sus políticas, porque si de verdad atendiera a las peticiones de la sociedad mantendría la prisión permanente revisable.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL